El Cuaderno de Pili

Cosas que le pasan a una madre de familia muy numerosa

30 de julio de 2014

Noches de verano…











Mason Jar Candles - I should have 2-3 for each table and extra votives for additional decor & lighting.



 photo 1-organizacion_bodas_valencia-macarena_gea-wedding_planner_zps2489d968.jpg


Días de playa, piscina, montaña, excursiones, todo sin prisas ni horarios demasiado estrictos, de juegos de sobremesa, de cine casero con palomitas y acostarse tarde. De desayunar en el jardín.

Noches relajadas de verano y si son de las fresquitas mejor, con la familia, los amigos, las risas, las cenas apetitosas en el jardín o en la terraza a la luz de muchísimas velas, los postres, las risas

Con este tipo de decoración de las imágenes, velas, luces suaves, una mesa bonita. Nada más.
¡Felices vacaciones!
Ciao!

P.D.: Podéis encontrar más fotos de ambientes así de bonitos en este panel de mi Pinterest.

28 de julio de 2014

Caprichos de verano


Darse un capricho, una licencia, un voy a hacer una locura,  de vez en cuando es justo y necesario, pero el problema reside en conseguir que nuestra lista de caprichos no sea eterna para reducirla a algo asumible por nuestro bolsillo y nuestras realidad. Tarea imposible porque las tentaciones abundan y en la blogosfera más, que somos todos muy de culo veo culo quiero, #esoesasí.
Yo ya tengo mi lista preparada pero no sé si conseguiré hacerme con todo,  eso sí, variada es un rato. ¡Qué no falte de nada! ¡Empezamos!


World Map Wallsticker


La fiebre de los mapamundi de la que ya hablé AQUÍ y que para mí continúa, porque aún no he conseguido hacerme con ningún mapa. Entre otras cosas porque de momento no hay mudanza. Cosas que pasan. Pero cada vez veo más en las redes, luego empieza a ser plaga.
Me encanta este vinilo de Ferm Living y la tela mapamundi que podemos encontrar en Blackoveja, con la que podemos, si sabemos, hacer mil cosas. ¡Yo ya sé de dos buenas amigas que se han sumado con sus bebés a la fiebre mapamundi! (enlaces pinchando en las imágenes)


Image of Tela mapamundi


Por supuesto que sería de los caprichos sino fueran para nuestro disfrute personal. Estos los necesito, los quiero!!!
Estos anillos de Sansours, aunque elegir una sola pieza es bastante complicado. Son piezas de líneas muy sencillas que pueden acompañar cualquier look: desde las converse con shorts de la mañana, hasta lo que elijamos ponernos para salir de noche, si salimos, claro.





En esta lista no puede faltar un bolso, y esta temporada se llevan muchísimo los clutch étnicos como los que tiene Ana en su nueva tienda online, Annuik, que me parecen geniales porque se pueden convertir también en bandolera. Yo ya he comprado el mío, que es este que os enseño y estoy deseando que llegue, pero me ha sido dificilísimo escoger porque me parecen todos preciosos. Perfectos tanto para el día como para la noche, como nos enseñaba Teresa en este post y Macarena en este otro. Y acaban de abrir nueva sección, Mum&Kids, con cosas muy monas para los niños que nos gustan a las madres.

Clutch, bolso de mano "Banjara"

Sigo con mi lista. Me tocaba renovar las gafas de sol, y ya casi me había decidido por un modelo, cuando ha aparecido mi marido con sus gafas de hace 20 años en la mano y que no tenía localizadas hasta hoy. Como se compró el mismo modelo hace unos meses, yo me quedo las vintage y ya tengo gafas “nuevas”!! Son este mismo modelo de Ray-Ban. ¡Un capricho-necesidad que puedo borrar de la lista!

image


Otro caprichazo, pero para los peques es la mochila Kanken. Me apetece muchísimo y creo que con la excusa de que Jaime va a empezar primaria (por favor, ¡qué rápido pasa el tiempo!) creo que caerá para el comienzo del curso, que aquí en Valencia será el 3 de septiembre. Creo que aprovecharé y me compraré otra para mí porque me pirra la mochila. Otra historia será elegir el color, pero este verde tiene muchas papeletas, lo malo es que no es tan fácil encontrarlo en webs españolas y en la que lo he visto está agotado de momento. 

Kanken Teal Green


En realidad lo siguiente no es un capricho sino más bien un planazo. El otro día Teresa me invitó a la presentación de las beauty parties que organiza ahora el Balneario de la Alameda para ir con amigas a celebrar lo que se nos ocurra, que todo hay que celebrarlo, pero si miráis la web veréis que también hay planes para hacer en pareja y ahora mismo me parece un planazo necesario para estos días en los que los niños están de vacaciones escolares pero los padres no, así que para reponer fuerzas está muy bien lo de una cenita y un rato de relax con un masaje. ¡Yo quiero!





Probablemente la lista seguirá aumentando en vez de disminuyendo, pero eso será en próximos capítulos.

¿Algún capricho que queráis compartir?

Ciao!

21 de julio de 2014

Lecturas de verano.


Me encantaría decir que tengo un montón de libros nuevos en perspectiva para leer, pero la cruda verdad es que no es así. En realidad acumulo desde hace meses (y puede que alguno sume ya algún año) una pila de libros indecente en la mesilla de la noche que no baja y he tenido que trasladar por la altura que iba adquiriendo, a dos montones crecederos encima de la cómoda que tengo en mi habitación. A veces no crecen físicamente pero si en mi mente porque voy añadiendo libros que quiero comprar, y desde que tengo mini ipad y le instalé la aplicación de kindle, esos montones aumentan cibernéticamente: Aquí también tengo cola.

Creo que la lectura, de lo que sea porque me vale también Vogue, Telva o un recetario, es uno de esos placeres que me produce cero remordimiento llevar a cabo durante horas, y para las vacaciones es uno de los mejores planazos para una tarde cualquiera de domingo: sofá/hamaca/sillón en la terraza o jardín (si se tiene), una limonada fresquita o un buen té caliente, y negro sobre blanco entre las manos.
De mis lecturas, el último que he terminado ha sido “La vida empieza hoy”, de Douglas Kennedy. Lo leí rapidísimo porque la historia me atrapó desde el primer momento y consiguió que buscara el tiempo, o se lo restara al sueño, para poder leer. Con las últimas páginas me dieron las mil porque no lo podía soltar hasta que llegué al punto final.


Puedes comprarlo en Amazon pinchando AQUÍ o en versión kindle pinchando AQUÍ

Otro libro que cayó en mis manos hace unas semanas, fue "La gente feliz lee y toma café", de Agnès Martin-Lugand, y me supo a poco. Me quedé con ganas de que la trama estuviera más desarrollada, porque creo que la historia se podía haber tratado con más profundidad.  Como lectura de verano no está mal.


Si te interesa en papel puedes comprarlo en Amazon pinchando AQUÍ y en versión kindle pinchando AQUÍ

Esta vez, Anna Gavalda se me ha atragantado. No sé cómo ni por qué, “Billie” no ha conseguido que me quede por las noches con ganas de leer en vez de dormir. Le tendré que dar una segunda oportunidad. Ya veremos qué tal, de momento sigue en la mesita de noche.


Para comprar en papel, pincha AQUÍ, para kindle, AQUÍ


Ahora mismo alterno dos lecturas bien distintas, por un lado sigo con los libros de novela policíaca de  Camilla Läckberg con los que empecé el verano pasado, ahora voy por el tercero. Por el otro lado, tengo en proceso el de Cristina Mitre, “Mujeres que corren”, para atacar lo de salir a andarcorrer con un poco de cabeza y no sin ton ni son, que es como empezamos casi todos, yo la primera.




Para comprar en versión papel pincha AQUÍ o en la imagen, y pinchando AQUÍ lo tienes en versión Kindle.

Si además de leer también te gusta escribir, he visto que han convocado un concurso para escritores indies (no sé muy bien qué significa eso, la verdad) pero podéis leer las bases pinchando AQUÍ

Se admiten recomendaciones.

Ciao!

11 de julio de 2014

Para una tarde de Julio.



Se me acaba la escuela de verano, señoras y señores y tengo que ponerme ya mismo manos a la obra para hacer planes con los niños. Hace poco descubrí que aquí en Valencia tenemos un plan perfecto para niños: El museo de los soldaditos de plomo. ¿Quién no recuerda ese cuento? No sé si me apetece más a mí o a ellos ir a ver la mayor colección del mundo de soldaditos de plomo.


Bien, pues una tarde de la semana que viene, cuando haya bajado ya un poco el calor, quiero ir con los niños a ver el museo y como además está en el casco antiguo de la ciudad, aprovechar para dar una vuelta por el centro e irnos a merendar a algún sitio chulo, y ahora mismo no se me ocurre mejor sitio para ir que Starbucks, que acaban de sacar los frapuccino de yogur con dos sabores a elegir: banana y frutos rojos.

la foto
Los pilitos y sus frapuccinos

Son perfectos para las tardes calurosas de verano y como merienda de los niños puesto que están elaborados con una base de yogur de Danone. Para los adultos también por supuesto, pero también podemos optar por un café o mi adorado Chai Tea latte y un ratito de sofá con wifi, mientras saboreamos la merienda.

Creo que es un buen plan para empezar a hacer más planes.

Ciao!



3 de julio de 2014

Madrid.

 

Me gusta volver a Madrid, aunque siempre que he ido los últimos años ha sido en plan relámpago, lo que me frustra bastante porque no me da tiempo a hacer el trillón de cosas que me gustaría hacer, por no hablar de toda la gente a la que ni siquiera aviso de que voy porque no tengo tiempo de verlos a todos aunque me muera de ganas.

Fuimos a un concierto de Duncan Dhu, en el que faltó Diego Vasallo, pero teníamos que aprovechar que la fecha del concierto coincidía con que Juan estaba aquí. Yo ya había estado en el que dieron en Valencia en noviembre, y siempre está bien repetir con uno de mis grupos favoritos, aunque este en concreto dejó bastante que desear por el lugar, el sonido (sobre todo el sonido) y que faltara el 50% del grupo.

 

la foto

Lichtenstein, Blake, Warhol y Marilyn. Mi marcapáginas.

 

Al día siguiente aprovechamos para hacer algo de turisteo/paseo y algunas compras. Ya sabéis las necesidades que nos vamos creando en la red de redes y para no agobiarme al final opté por no hacerme ninguna lista de sitios a los que hubiera querido ir así que nos dedicamos a hacer lo que nos apetecía en ese momento. Fuimos a comer a “La Gabinoteca” recomendado por Ari Bradshaw, y después fuimos a visitar la exposición de “Los mitos del pop”, en el museo Thyssen. Compré allí mi marcapáginas de rigor (los colecciono) y de allí nos acercamos a Federica & Co. Me pasó algo curioso con este sitio, y es que no era para nada lo que yo me esperaba, no sé, me chocó un poco.

Lo mejor, por supuesto, vino por la noche, cuando, después de muchos años sin poder coincidir, tantos que no éramos capaces de recordar cuándo fue la última vez, nos reencontramos los 6 a cenar, como en los viejos tiempos. Como si no hubiera pasado ese tiempo en realidad, como si hubiéramos estado juntos la semana anterior hablando de nuestras cosas. Estupendos todos, por cierto. Los amigos. Que se repita a menudo. 

 

Ciao!

26 de junio de 2014

Un plan: ir de picnic.


Me encantan las cestas de picnic, ¿a quién no le gustan, aunque sólo sea para mirarlas, o para ponerlas de decoración por ejemplo porque sepas que no vas a irte de picnic jamás de los jamases por eso de que el espíritu campestre no es lo tuyo?

Siempre he querido tener una, desde pequeña que me iba al campo con mis padres y cogía la bici, metía el bocadillo en la cesta y me iba de excursión con mis hermanos. Ahora la verdad es que los niños y yo nos conformamos con poner un mantel en el césped (artificial) del jardín de casa y montar ahí el aperitivo algún fin de semana. Me imagino el momento de trasladar la cesta, los niños, la cesta con la comida y las bebidas, y montar todo el chiringuito y se me esfuman las ganas del picnic idílico para qué engañarnos.



Pero, bueno, siempre habrá alguien a quien le apetezca y no tenga que cargar con semejante intendencia y logística para mi casi medio batallón. Ahora que ya hace calor, (horrible, lo odio) y puede que aquí en Valencia ya se haya pasado el momento de cargar con la cesta e irte al campo o la montaña, pero ir a la playa a hacer una merienda-cena al atardecer (sí, nada de brunchear que estresa mucho si lo tiene que hacer uno mismo, así que brunchear mejor a la calle y que nos lo den hecho), y es una muy buena opción si te gusta la playa, por supuesto.

Se pueden organizar diferentes tipos de picnic: romántico, familiar, con el grupo de amigos,  sólo las amigas, un cumpleaños infantil o de adultos, más sofisticado o más mundano, en la playa, en la montaña, en el campo, en un parque o en una piscina, vamos que posibilidades hay múltiples y variadas. Por supuesto, que no falte el mantel de cuadros, que sino ¡no se puede decir que es un picnic!

Podemos hacerlo como el de toda la vida, con el tupper de la tortilla de patatas y el pollo rebozado y la nevera de ir a la playa, y entonces matar el momento picnic-glamouroso del bonitismo que últimamente se ve en todas partes, o irnos a algo más sofisticado y pineable, que cada uno que elija lo que más le guste. El caso es que yo había venido aquí a hablar de las cestas y de lo ideales que son,  porque algunas parece que estén sacadas directamente de Pinterest. Las hay de todos los colores, tamaños y precios, por supuesto, pero la elección es difícil, no sabría cual elegir, pero os pongo algunas que no me importaría tener.




 

 
Pinchando en cada imagen tendréis acceso a cada una de ellas y en esta web tienen más modelos, pero estos cuatro me chiflan!!

¿Alguien se anima a ir de picnic? 

Ciao!

9 de junio de 2014

Una tienda: María Lunarillos.


La semana pasada estuvimos de cumpleaños en casa. De repente me encontré de bruces con la fecha y no tenía nada pensado y mucho menos preparado. Entre las interminables fiestas tardías y la vuelta a la rutina que se nos hizo bastante cuesta arriba, y de sopetón el dichoso cambio de horarios escolares de junio y me ha pillado el toro.

Para evitar la catástrofe, te pones manos a la obra porque tiempo precisamente no te sobra y te escurres las neuronas a base de bien para ver qué haces y se te enciende la bombilla no sabes cómo y se te ocurre una sencilla idea para celebrar los 18 de mi hija mayor, que está para pocas fiestas ahora mismo por que tiene la selectividad ya mismo.

Lunes. Salí corriendo a una tienda de un pueblo cercano donde venden todo tipo de cacharrería de cocina que me gusta a mí, y fui directa a buscar los moldes que necesitaba, pero sólo tenían la mitad de lo que quería. Momento de pánico y cara de pavor. ¿Y ahora qué hago? No había mucho margen de maniobra, porque el cumple era el ¡¡miércoles!!

Antes, cuando no era tan fácil encontrar en tiendas físicas cosas curiosas de cocina, compraba mucho por internet, así que recurrí otra vez a la red de redes y fui directa a una nueva tienda que tenía ganas de probar y esta era la ocasión perfecta: María Lunarillos. Hice el pedido el lunes antes de las 17h. y llegó el martes a las 9:30 am. ¡Justo a tiempo para el cumple!

Igual ya la conocíais pero yo la descubrí hace relativamente poco, ya sabéis que vivo en mi mundo #madretaxi, pero por si acaso yo la recomiendo.
Este fue al final el resultado de tanto correr.


Bizcocho de 18 El cuaderno de Pili

Al final hice dos bizcochos, el 1 era sin gluten el 8 era con gluten. Pero los dos eran el típico bizcocho de naranja de la receta de TMX y que literalmente vuela cada vez que lo hago en casa.

Y lo mejor de todo fue la cara de sorpresa de Marga cuando la hicimos entrar a soplar sus 18 velas y cantarle cumpleaños feliz a pleno pulmón, con conexión a Tokio incluida.

Ciao!

30 de mayo de 2014

El libro del mes de Mayo.



Terminamos el mes de Mayo, Junio y sus tardes sin colegio ya está aquí (SOS!!!) y hoy estreno nueva sección (una de otras más que están por venir) en la que a final de mes os hablaré de un libro que, en principio, haya leído, y digo en principio porque el libro que recomiendo hoy no lo he leído aún.

A su autora la “conozco” de Twitter y porque además escribe un blog en el periódico El País del que ya os hablé en este post. Cecilia Jan ahora ha publicado “Las cosas que nadie te contó antes de tener hijos” y sólo por el título ya se hace uno una pequeña idea de lo que se va a encontrar detrás de esta portada. 




Pinchando en la imagen puedes comprarlo directamente en Amazon.

Acaba de salir del horno y sólo he podido leer el primer capítulo, y creo que las risas están aseguradas, lo malo es que aún tendré que esperar un poco para comprarlo porque la cola en la mesita de noche empieza a adquirir unas dimensiones en vertical casi de la altura de mi hijo de 5 años.

Podéis leer la entrada que la propia Cecilia escribió en su blog pinchando aquí, y al final del post podéis descargaros el primer capítulo. Y pinchando aquí podéis leer el divertido post que le dedica Gema Lendoiro en su blog de ABC al libro de Cecilia, de la que por cierto es agente literaria.

¡Espero que os guste la recomendación!

Ciao!

28 de mayo de 2014

Manual de uso de Instagram.



Instagram es, junto con Twitter, mi red social favorita, como ya pudisteis ver en los post con la etiqueta mi instagram en los que recomendaba algunos perfiles que me gustan. Creo que no estoy sola si digo que desde que me inicié en Instagram consideré que era el lugar perfecto para mostrar ese mundo de cosas y lugares bonitos que nos rodea en nuestro día a día, y por supuesto admirar fotos bonitas de otros, aunque en ocasiones en mi caso, abunde más lo cotidiano que una superfoto. El caso es que de un tiempo a esta parte estoy viendo que su uso está cambiando y no precisamente para mejor, y no refiero sólo al contenido de las fotos que se suben.


Ahora es más fácil seguir nuestros blogs favoritos por Instagram que ir al blog en cuestión a ver el post del día. Yo también he dejado de bloguear tanto como antes, excepto algunos blogs fijos y  que visito siempre desde el portátil, y sólo si veo algo interesante desde el perfil de Instagram, entonces voy al blog. Un fallo de IG es que no funcionen los enlaces, pero por otro lado, a Dios gracias que sea así y ahora veréis por qué.

Instagram es una red social que además propicia la comunicación y no sólo entre el que publica las fotos y sus seguidores, sino también entre los propios seguidores. Está bien que alguien pregunte y sea otro el que responda, aunque no estaría de más que fuera el dueño del perfil quien hiciera eso. Aunque en ocasiones se creen conversaciones más propias de whatsapp que de IG. Entiendo también que haya personas con miles de seguidores y cientos de comentarios, y que no puedan contestar uno a uno ni inmediatamente, pero también el dueño del perfil tiene que entender que el público instagramero también hay que cuidarlo, y esto va sobre todo por las marcas, que muchas veces ni siquiera contestan a las preguntas o dudas de sus seguidores, y eso que si son grandes deben tener un CM que les gestione el perfil, pero si es una marca pequeña ocurre lo mismo: cuida a tu seguidor-comprador. Y al seguidor-comprador, hay que pedirle que utilice también el sentido común para utilizar Instagram, que tampoco está de más.

Aunque luego hay una segunda parte y es que se está extendiendo cada vez como una mala plaga los comentarios (y esto lo digo como seguidora, porque a mí no me ha pasado)algunos como  “pásate por mi perfil, que vendo ….” o “sígueme y te sigo”, o “dale a like a mis fotos” y muchas marcas que se presentan por las buenas, y que estropean el espíritu instagramero.

Imagináos ahora todos esos comentarios llenos de enlaces. Sería la muerte. 

Y aunque ya sabemos todos que cada uno en su perfil hace y deshace lo que le da la gana,  tengo que incluir a esa gente que en ocasiones escribe en el pie de foto auténticas biblias, que creo que son totalmente innecesarias y fuera de lugar. No creo que ese sea el fin de Instagram, la verdad.

¿Qué es lo que más os gusta y lo que menos de IG?

Ciao!

26 de mayo de 2014

Un regalo muy útil



Qué difícil es hacer a veces un regalo que sea bonito y práctico a la vez, sobre todo práctico y que no se convierta en un “pongo” o que vaya a parar al trastero. Se me ha ocurrido proponer uno de esos que todos necesitamos en casa, y que sólo nos damos cuenta de que lo necesitamos como el comer, cuando es una urgencia: un costurero.
¿Y cómo podemos hacernos con un costurero chulo para regalar? Pues es bien fácil. Sólo necesitamos acercarnos a la mercería más cercana y si no tenemos ni idea de costura pedir consejo a la dependienta para que nos digan qué es lo básico que debemos tener en un costurero, pero vamos: agujas, dedal, carretes de hilos de diferentes colores, imperdibles, alfileres, un acerico (alfiletero), tijeritas, una cinta métrica, un huevo de madera, un descosedor, buscamos una caja bonita donde guardarlo todo, de madera, metálica o incluso personalizamos una, y ya tenemos un regalo redondo y superútil.
Caja metal La caja de costura marca Laroom, ilustración anna llenas www.laroom.com





Luego ya si queremos meternos en materia más compleja, podemos buscar un curso de costura, como este online de Chita Lou (pincha aquí) y una máquina de coser (que las hay baratitas) y ya sabemos a quién podemos pedirle que nos cosa el dobladillo de los pantalones.


¿Qué os parece el regalo?



Ciao!