El Cuaderno de Pili

Cosas que le pasan a una madre de familia muy numerosa

28 de octubre de 2014

Otoño que no llegas

 

28 de Octubre y 25º en la calle, puede que más porque ahora es medio día y el sol pega bien, pero no voy a salir a comprobarlo.

Es de sobra conocido lo poco que me gusta el calor, que huyo del sol como si fuera un vampiro, que me gustan cada vez más los british por lo que escasean por estos lares. Que estoy deseando que desaparezcan unos grados del termómetro porque ver y no catar las colecciones de otoño/invierno cuando aún sigo vistiendo de verano está haciendo que las aborrezca incluso en la pantalla del ordenador, a pesar de que estoy deseando estrenar algo.

Con este calor están surgiendo bichos y demás fauna que normalmente no tiene porqué aparecer por mi casa, que me estoy encontrando cada cosa que me asusto. Me gusta el verano sin calor pero me gusta mucho, mucho el otoño. Me gusta el colorido cambiante de los árboles, el fresquito de las mañanas, el poder abrazar una taza de té o de café por el simple hecho de lo agradable de sentir el calor en las manos. Ponerme un fular de los muchos que tengo, acurrucarme en mi sofá (previa expropiación) con una mantita y ver una peli o leer un buen libro, poner el edredón en la cama de una vez…

 

 

Por favor, otoño no te hagas de rogar más.

 

Ciao!

21 de octubre de 2014

Lo online y lo offline.


Llevo una época en la que las compras online son el pan de casi cada día, y cada día lo son más. No me apetece ir hasta las tiendas, porque implica coger el coche, desplazarme y bla, bla, y eso al fin y al cabo es tiempo que pierdo y no estoy yo como para eso. De vez en cuando lo hago, claro, pero no voy de tiendas por que sí. 

El comercio online o ecommerce es algo que además va a ir in crescendo (la navidad está a la vuelta de la esquina, amigos), es algo de pura lógica. Los problemas surgen cuando la parte online se convierte en offline, es decir, la entrega física del paquete. Yo pongo la dirección de casa básicamente porque no tengo otra, y siempre, siempre pongo mi teléfono para que me llamen primero, para ver si voy a estar. Pero:

- La horquilla del horario de entregas es enorme. No puede ser que te tengan esperando entre las 9 y las 14, tenemos una vida y un millón de cosas que hacer. Además la ley de Murphy acompaña siempre en estos casos y si sales 5 minutos a la farmacia, son los 5 minutos que aprovecha el repartidor para pasar por tu casa. NO FALLA.

- Si he puesto un número de teléfono, LLÁMENME, pero no cuando estén ya en la puerta, por favor. Háganlo cuando se hayan hecho el planning del reparto y sepan ya con más acierto a qué hora van a pasar por mi casa.
- En ocasiones, y no pocas, he sido yo quien ha salido con el coche en busca del repartidor. Sí, como lo lees. Es decir, me han llamado, y como por regla general cuando no estoy en casa estoy de madretaxi, pues no puedo contestar, así que llamo yo al repartidor y le pregunto dónde está para que vuelva o ir yo a buscar el paquete si todavía está por mi zona. Prefiero eso a tener que ir luego a la oficina de turno de la mensajería. He de decir que alguno ya sabe quien soy sólo oyendo mi voz, no digo más.

- Imagino que los que trabajáis en una oficina y tenéis que recoger los paquetes de vuestras compras pondréis vuestra dirección de allí, o tenéis que poner la dirección de vuestros padres/abuelos/tíos/amigos que viven cerca porque vuestro horario laboral es el mismo que el del repartidor y las horas de apertura de la oficina, y así no hay quien recoja los paquetes.
Y a este punto quería yo llegar y contar un sistema que tienen en Japón que a mí me flipa, ya que básicamente le resuelve la papeleta al repartidor y al dueño del paquete. Y encima se ahorra seguro, tiempo y viajes de unos y de otros.

Hablo con conocimiento de causa porque lo hemos probado nosotros allí, y aunque desconozco si lo hacen más empresas porque nosotros sólo lo hemos probado con Amazon, funciona de la siguiente manera: puedes elegir que el envío lo hagan a la dirección que quieras o a una “convenience store” (tiendas de conveniencia que aquí serían los supermercaditos express que empiezan a abundar en nuestras ciudades y que tienen horarios de apertura más amplios que los tradicionales)  que elijas, de modo que llegas a la tienda, introduces el código que te han enviado en una maquinita que tienen para ello, se imprime un boleto con el código, lo entregas al chico/a que haya detrás del mostrador, y voilá, te entrega tu paquete a la hora a que a tí te viene bien ir a recogerlo.  Sin más historias. 

¿A que es un sistema maravilloso? No sé qué están esperando aquí para ponerlo en marcha. (Creo que en el metro de Madrid quieren poner algo parecido, pero ya veremos)
 
 Ciao!

7 de octubre de 2014

Cascos molones


He tardado un poco en volver, lo sé, pero como ya sabréis, me he incorporado al equipo de Macarena Gea, Bodas y algo más, y estas últimas semanas han sido un poco de locura total coordinando una boda y una feria que tenían lugar el mismo fin de semana. Estoy contentísima con este nuevo giro que da mi vida y espero que nos vaya muy muy bien.

Y ahora ya al meollo del post de hoy. Conozco estos cascos gracias a mi amiga Ana, y a su hermana que fue quien le regaló uno a su sobrino, pero ahora veréis en las imágenes, que sobran las palabras porque estos son los cascos para niños y niñas más chulos del universo. Seguro que con ellos no nos van a discutir nunca más el que se lo pongan o no cuando quieran montar el bici, patinete, patines o hacer el cabra, es más, estoy segura de que no se los van a querer quitar ni para dormir.








   


Me pirra este de Spiderman, si lo ve mi hijo me arranca la pantalla del portátil sin pensarlo.


Los cascos son de la marca Crazy Safety. Me parece que son divertidos y sobre todo seguros, entre otras cosas porque además llevan una luz led en la parte trasera para mayor visibilidad. Para redondear, la colección se completa con candados, timbres y luces para las bicis igual de chulos que los cascos. ¿Quién se puede resistir?



Me parecen una idea genial para dar ese toque creativo y divertido ahora que llevar casco es obligatorio, y además son un regalo perfecto.

Ciao!

1 de septiembre de 2014

Septiembre detox






¿Qué tal el veraneo? Espero que hayáis descansado muchísimo, dormido más y que os hayáis divertido, pero sobre todo espero que tengáis muchas ganas del comienzo del nuevo curso, tanto como yo al menos, porque más no creo que sea posible.

Lo que todos tenemos claro a estas alturas es que el nuevo año empieza en septiembre, con propósitos nuevos incluidos, por supuesto, y que los míos en realidad siguen siendo los de siempre, porque no me da para cumplirlos, la verdad. Pero esta vez hay algo distinto en el horizonte cercano que hace que algunos propósitos (como los de hace un año que puedes leer aquí) se hayan convertido en objetivos. En apenas cinco meses cambio de década y mi objetivo es llegar (más) estupenda (no tengo abuelas, perdonadme) a esa edad. Desde hace un mes ya consigo ir trotando media hora seguida sin que luego crea que me va a dar un infarto fulminante, y eso para una casi antideportista como yo es un triunfo!


No soy yo, todavía.

Además del ejercicio que voy incorporando, poco a poco a mi vida, también he decidido cuidar y mirar mi alimentación mucho más. Lo que siempre nos dicen pero nunca hacemos, vamos. Acabo de descubrir el mood food, comida del bienestar o de la felicidad, con alimentos saludables que tienen además un efecto positivo en nuestra mente. Ahora visito el herbolario con más frecuencia que antes y con otros ojos, incluso para el tema belleza, con marcas orgánicas.

Y así, poco a poco, he decidido ir cambiando ciertos hábitos. Desde luego que no hay nada como tener un objetivo motivante para ponerte las pilas.

Ahora el último grito es el famoso zumo verde o zumo detox, que confesaré que no he probado aún, porque yo sigo con mi zumo detox de limón mañanero, pero bueno, seguro que sabéis de qué brebaje hablo, el que llevan todas las famosas internacionales en la mano, y que parece que ya ha llegado aquí. Tendré que animarme un día. Recetas hay miles, y ahora también surgen empresas que empiezan a sacar programas de zumos depurativos que tampoco he probado.
¿Habéis probado ya el zumo detox? ¿Qué receta y qué os ha parecido? ¿Se notan los efectos? ¿Y los programas de zumos depurativos?

Ciao!

30 de julio de 2014

Noches de verano…











Mason Jar Candles - I should have 2-3 for each table and extra votives for additional decor & lighting.



 photo 1-organizacion_bodas_valencia-macarena_gea-wedding_planner_zps2489d968.jpg


Días de playa, piscina, montaña, excursiones, todo sin prisas ni horarios demasiado estrictos, de juegos de sobremesa, de cine casero con palomitas y acostarse tarde. De desayunar en el jardín.

Noches relajadas de verano y si son de las fresquitas mejor, con la familia, los amigos, las risas, las cenas apetitosas en el jardín o en la terraza a la luz de muchísimas velas, los postres, las risas

Con este tipo de decoración de las imágenes, velas, luces suaves, una mesa bonita. Nada más.
¡Felices vacaciones!
Ciao!

P.D.: Podéis encontrar más fotos de ambientes así de bonitos en este panel de mi Pinterest.

28 de julio de 2014

Caprichos de verano


Darse un capricho, una licencia, un voy a hacer una locura,  de vez en cuando es justo y necesario, pero el problema reside en conseguir que nuestra lista de caprichos no sea eterna para reducirla a algo asumible por nuestro bolsillo y nuestras realidad. Tarea imposible porque las tentaciones abundan y en la blogosfera más, que somos todos muy de culo veo culo quiero, #esoesasí.
Yo ya tengo mi lista preparada pero no sé si conseguiré hacerme con todo,  eso sí, variada es un rato. ¡Qué no falte de nada! ¡Empezamos!


World Map Wallsticker


La fiebre de los mapamundi de la que ya hablé AQUÍ y que para mí continúa, porque aún no he conseguido hacerme con ningún mapa. Entre otras cosas porque de momento no hay mudanza. Cosas que pasan. Pero cada vez veo más en las redes, luego empieza a ser plaga.
Me encanta este vinilo de Ferm Living y la tela mapamundi que podemos encontrar en Blackoveja, con la que podemos, si sabemos, hacer mil cosas. ¡Yo ya sé de dos buenas amigas que se han sumado con sus bebés a la fiebre mapamundi! (enlaces pinchando en las imágenes)


Image of Tela mapamundi


Por supuesto que sería de los caprichos sino fueran para nuestro disfrute personal. Estos los necesito, los quiero!!!
Estos anillos de Sansours, aunque elegir una sola pieza es bastante complicado. Son piezas de líneas muy sencillas que pueden acompañar cualquier look: desde las converse con shorts de la mañana, hasta lo que elijamos ponernos para salir de noche, si salimos, claro.





En esta lista no puede faltar un bolso, y esta temporada se llevan muchísimo los clutch étnicos como los que tiene Ana en su nueva tienda online, Annuik, que me parecen geniales porque se pueden convertir también en bandolera. Yo ya he comprado el mío, que es este que os enseño y estoy deseando que llegue, pero me ha sido dificilísimo escoger porque me parecen todos preciosos. Perfectos tanto para el día como para la noche, como nos enseñaba Teresa en este post y Macarena en este otro. Y acaban de abrir nueva sección, Mum&Kids, con cosas muy monas para los niños que nos gustan a las madres.

Clutch, bolso de mano "Banjara"

Sigo con mi lista. Me tocaba renovar las gafas de sol, y ya casi me había decidido por un modelo, cuando ha aparecido mi marido con sus gafas de hace 20 años en la mano y que no tenía localizadas hasta hoy. Como se compró el mismo modelo hace unos meses, yo me quedo las vintage y ya tengo gafas “nuevas”!! Son este mismo modelo de Ray-Ban. ¡Un capricho-necesidad que puedo borrar de la lista!

image


Otro caprichazo, pero para los peques es la mochila Kanken. Me apetece muchísimo y creo que con la excusa de que Jaime va a empezar primaria (por favor, ¡qué rápido pasa el tiempo!) creo que caerá para el comienzo del curso, que aquí en Valencia será el 3 de septiembre. Creo que aprovecharé y me compraré otra para mí porque me pirra la mochila. Otra historia será elegir el color, pero este verde tiene muchas papeletas, lo malo es que no es tan fácil encontrarlo en webs españolas y en la que lo he visto está agotado de momento. 

Kanken Teal Green


En realidad lo siguiente no es un capricho sino más bien un planazo. El otro día Teresa me invitó a la presentación de las beauty parties que organiza ahora el Balneario de la Alameda para ir con amigas a celebrar lo que se nos ocurra, que todo hay que celebrarlo, pero si miráis la web veréis que también hay planes para hacer en pareja y ahora mismo me parece un planazo necesario para estos días en los que los niños están de vacaciones escolares pero los padres no, así que para reponer fuerzas está muy bien lo de una cenita y un rato de relax con un masaje. ¡Yo quiero!





Probablemente la lista seguirá aumentando en vez de disminuyendo, pero eso será en próximos capítulos.

¿Algún capricho que queráis compartir?

Ciao!

21 de julio de 2014

Lecturas de verano.


Me encantaría decir que tengo un montón de libros nuevos en perspectiva para leer, pero la cruda verdad es que no es así. En realidad acumulo desde hace meses (y puede que alguno sume ya algún año) una pila de libros indecente en la mesilla de la noche que no baja y he tenido que trasladar por la altura que iba adquiriendo, a dos montones crecederos encima de la cómoda que tengo en mi habitación. A veces no crecen físicamente pero si en mi mente porque voy añadiendo libros que quiero comprar, y desde que tengo mini ipad y le instalé la aplicación de kindle, esos montones aumentan cibernéticamente: Aquí también tengo cola.

Creo que la lectura, de lo que sea porque me vale también Vogue, Telva o un recetario, es uno de esos placeres que me produce cero remordimiento llevar a cabo durante horas, y para las vacaciones es uno de los mejores planazos para una tarde cualquiera de domingo: sofá/hamaca/sillón en la terraza o jardín (si se tiene), una limonada fresquita o un buen té caliente, y negro sobre blanco entre las manos.
De mis lecturas, el último que he terminado ha sido “La vida empieza hoy”, de Douglas Kennedy. Lo leí rapidísimo porque la historia me atrapó desde el primer momento y consiguió que buscara el tiempo, o se lo restara al sueño, para poder leer. Con las últimas páginas me dieron las mil porque no lo podía soltar hasta que llegué al punto final.


Puedes comprarlo en Amazon pinchando AQUÍ o en versión kindle pinchando AQUÍ

Otro libro que cayó en mis manos hace unas semanas, fue "La gente feliz lee y toma café", de Agnès Martin-Lugand, y me supo a poco. Me quedé con ganas de que la trama estuviera más desarrollada, porque creo que la historia se podía haber tratado con más profundidad.  Como lectura de verano no está mal.


Si te interesa en papel puedes comprarlo en Amazon pinchando AQUÍ y en versión kindle pinchando AQUÍ

Esta vez, Anna Gavalda se me ha atragantado. No sé cómo ni por qué, “Billie” no ha conseguido que me quede por las noches con ganas de leer en vez de dormir. Le tendré que dar una segunda oportunidad. Ya veremos qué tal, de momento sigue en la mesita de noche.


Para comprar en papel, pincha AQUÍ, para kindle, AQUÍ


Ahora mismo alterno dos lecturas bien distintas, por un lado sigo con los libros de novela policíaca de  Camilla Läckberg con los que empecé el verano pasado, ahora voy por el tercero. Por el otro lado, tengo en proceso el de Cristina Mitre, “Mujeres que corren”, para atacar lo de salir a andarcorrer con un poco de cabeza y no sin ton ni son, que es como empezamos casi todos, yo la primera.




Para comprar en versión papel pincha AQUÍ o en la imagen, y pinchando AQUÍ lo tienes en versión Kindle.

Si además de leer también te gusta escribir, he visto que han convocado un concurso para escritores indies (no sé muy bien qué significa eso, la verdad) pero podéis leer las bases pinchando AQUÍ

Se admiten recomendaciones.

Ciao!

11 de julio de 2014

Para una tarde de Julio.



Se me acaba la escuela de verano, señoras y señores y tengo que ponerme ya mismo manos a la obra para hacer planes con los niños. Hace poco descubrí que aquí en Valencia tenemos un plan perfecto para niños: El museo de los soldaditos de plomo. ¿Quién no recuerda ese cuento? No sé si me apetece más a mí o a ellos ir a ver la mayor colección del mundo de soldaditos de plomo.


Bien, pues una tarde de la semana que viene, cuando haya bajado ya un poco el calor, quiero ir con los niños a ver el museo y como además está en el casco antiguo de la ciudad, aprovechar para dar una vuelta por el centro e irnos a merendar a algún sitio chulo, y ahora mismo no se me ocurre mejor sitio para ir que Starbucks, que acaban de sacar los frapuccino de yogur con dos sabores a elegir: banana y frutos rojos.

la foto
Los pilitos y sus frapuccinos

Son perfectos para las tardes calurosas de verano y como merienda de los niños puesto que están elaborados con una base de yogur de Danone. Para los adultos también por supuesto, pero también podemos optar por un café o mi adorado Chai Tea latte y un ratito de sofá con wifi, mientras saboreamos la merienda.

Creo que es un buen plan para empezar a hacer más planes.

Ciao!



3 de julio de 2014

Madrid.

 

Me gusta volver a Madrid, aunque siempre que he ido los últimos años ha sido en plan relámpago, lo que me frustra bastante porque no me da tiempo a hacer el trillón de cosas que me gustaría hacer, por no hablar de toda la gente a la que ni siquiera aviso de que voy porque no tengo tiempo de verlos a todos aunque me muera de ganas.

Fuimos a un concierto de Duncan Dhu, en el que faltó Diego Vasallo, pero teníamos que aprovechar que la fecha del concierto coincidía con que Juan estaba aquí. Yo ya había estado en el que dieron en Valencia en noviembre, y siempre está bien repetir con uno de mis grupos favoritos, aunque este en concreto dejó bastante que desear por el lugar, el sonido (sobre todo el sonido) y que faltara el 50% del grupo.

 

la foto

Lichtenstein, Blake, Warhol y Marilyn. Mi marcapáginas.

 

Al día siguiente aprovechamos para hacer algo de turisteo/paseo y algunas compras. Ya sabéis las necesidades que nos vamos creando en la red de redes y para no agobiarme al final opté por no hacerme ninguna lista de sitios a los que hubiera querido ir así que nos dedicamos a hacer lo que nos apetecía en ese momento. Fuimos a comer a “La Gabinoteca” recomendado por Ari Bradshaw, y después fuimos a visitar la exposición de “Los mitos del pop”, en el museo Thyssen. Compré allí mi marcapáginas de rigor (los colecciono) y de allí nos acercamos a Federica & Co. Me pasó algo curioso con este sitio, y es que no era para nada lo que yo me esperaba, no sé, me chocó un poco.

Lo mejor, por supuesto, vino por la noche, cuando, después de muchos años sin poder coincidir, tantos que no éramos capaces de recordar cuándo fue la última vez, nos reencontramos los 6 a cenar, como en los viejos tiempos. Como si no hubiera pasado ese tiempo en realidad, como si hubiéramos estado juntos la semana anterior hablando de nuestras cosas. Estupendos todos, por cierto. Los amigos. Que se repita a menudo. 

 

Ciao!

26 de junio de 2014

Un plan: ir de picnic.


Me encantan las cestas de picnic, ¿a quién no le gustan, aunque sólo sea para mirarlas, o para ponerlas de decoración por ejemplo porque sepas que no vas a irte de picnic jamás de los jamases por eso de que el espíritu campestre no es lo tuyo?

Siempre he querido tener una, desde pequeña que me iba al campo con mis padres y cogía la bici, metía el bocadillo en la cesta y me iba de excursión con mis hermanos. Ahora la verdad es que los niños y yo nos conformamos con poner un mantel en el césped (artificial) del jardín de casa y montar ahí el aperitivo algún fin de semana. Me imagino el momento de trasladar la cesta, los niños, la cesta con la comida y las bebidas, y montar todo el chiringuito y se me esfuman las ganas del picnic idílico para qué engañarnos.



Pero, bueno, siempre habrá alguien a quien le apetezca y no tenga que cargar con semejante intendencia y logística para mi casi medio batallón. Ahora que ya hace calor, (horrible, lo odio) y puede que aquí en Valencia ya se haya pasado el momento de cargar con la cesta e irte al campo o la montaña, pero ir a la playa a hacer una merienda-cena al atardecer (sí, nada de brunchear que estresa mucho si lo tiene que hacer uno mismo, así que brunchear mejor a la calle y que nos lo den hecho), y es una muy buena opción si te gusta la playa, por supuesto.

Se pueden organizar diferentes tipos de picnic: romántico, familiar, con el grupo de amigos,  sólo las amigas, un cumpleaños infantil o de adultos, más sofisticado o más mundano, en la playa, en la montaña, en el campo, en un parque o en una piscina, vamos que posibilidades hay múltiples y variadas. Por supuesto, que no falte el mantel de cuadros, que sino ¡no se puede decir que es un picnic!

Podemos hacerlo como el de toda la vida, con el tupper de la tortilla de patatas y el pollo rebozado y la nevera de ir a la playa, y entonces matar el momento picnic-glamouroso del bonitismo que últimamente se ve en todas partes, o irnos a algo más sofisticado y pineable, que cada uno que elija lo que más le guste. El caso es que yo había venido aquí a hablar de las cestas y de lo ideales que son,  porque algunas parece que estén sacadas directamente de Pinterest. Las hay de todos los colores, tamaños y precios, por supuesto, pero la elección es difícil, no sabría cual elegir, pero os pongo algunas que no me importaría tener.




 

 
Pinchando en cada imagen tendréis acceso a cada una de ellas y en esta web tienen más modelos, pero estos cuatro me chiflan!!

¿Alguien se anima a ir de picnic? 

Ciao!