Cosas que le pasan a una madre de familia muy numerosa

24 de noviembre de 2007

POR FIN ALGO DE VIDA SOCIAL

Bueno, por fin esta semana he tenido algo de vida social valenciana y después de un montón, demasiados, meses quedé a comer con M. y J. para ponernos al día. Estuvimos en Amadomío, en la calle Bélgica, y nos pareció estupendo. Probamos todos los platos que ofrecía el menú, y estuvimos de charleta hasta ¡¡las 5 de la tarde!!, la de cosas que nos contamos... si quedaramos más a menudo...Intentaremos que así sea y quedar por lo menos una vez al mes...ya contaré. Por otro lado hoy sábado he hecho un Taller de Gestión y Producción de memorias de traducción muy interesante y que también ha servido de excusa para que nos juntáramos nada más y nada menos que 34 traductores, algunos venidos de fuera, para aprender cosillas del mundillo, ponernos al día, conocer nuevos compañeros, repartir esas tarjetas estupendas que me hizo L. y que por cierto ¡¡han causado estragos!! y luego comer todos juntos, todo por 30€, una oportunidad que no se podía desaprovechar, ¿verdad?.
Por cierto, esta semana también he recibido la primera dosis de la vacuna del HPV, más información en www.cuentaselo.org.

Y ya para remantar, ¡¡¡por fin han puesto las puertas de la buhardilla!!!! ¡¡¡aleluya!!! Ya sólo falta el armario, la mampara de la ducha, y poner aquello en condiciones habitables...¡¡nada!!

19 de noviembre de 2007

CUMPLEAÑOS DE MENCÍA


El sábado fue el segundo cumpleaños de Mencía, dos años ya desde aquel día que salí de la peluquería y ¡rompí aguas!. Y Juan en Madrid y la abuela en Murcia, menos mal que las amigas estaban avisadas y Mª José llegó a casa antes que yo. Zumbando al hospital y todavía pretendían los de recepción que esperara..."no, mira es que YA he roto aguas..."(cara de pasmo y a correr todos). Por fin a las 15.04 llegó al mundo la niña, y le puse Mencía por mis narices, porque aunque a nadie en casa le gustaba el nombre, yo la parí por cesárea (un horror después de 3 partos naturales) y yo le puse el nombre. ¡Ah, y dí a luz monísima! hay que ver qué poco me duró la pelu esa vez...

El caso es que este sábado, con un frío polar, celebramos el cumple de la peque. Vinieron los abuelos y los padrinos desde Murcia, y reunimos a varios amigos y muchos niños a los que teníamos que mandar al sol para que no se quedaran "pajaritos" a la sombra. Se lo pasaron en grande, la tarta, sin gluten, de chocolate estaba de muerte, las pizzas de Juan volaron y las chuches también, y como curiosidad los hielos que pusimos en el parterre del ginkgo tardaron en deshacerse más de ¡¡¡24 horas!!!. Cuando dice de hacer frío...