{cosas que le pasan a una madre de familia numerosa}

1 de marzo de 2010

¡Ya de vuelta!

La edad no perdona... La boda estuvo bien aunque lo mejor fue ver a gente que hacía un siglo que no veía por aquello de no vivir ya en la misma ciudad. Lo malo de algunas bodas es lo muchísimo que se alargan y para los que tenemos niños llegan a ser mortales de necesidad: no puedes trasnochar mucho porque al día siguiente ellos se siguen despertando a la misma hora de siempre y como te acuestes tarde al día siguiente no eres persona... Nosotros esta vez aprovechando que estábamos en Murcia organizamos una barbacoa para poder reunir a los amigos. No pudieron estar todos, pero nos lo pasamos bastante bien y ¡todo salió estupendamente!



Fila de arriba: Paki, yo con Jaime, Nani
Fila de abajo: Luz, Ana y Rocío

¡Esperemos no tardar tanto en organizar otra!

Ciao!



3 comentarios:

  1. Qué bueno es ver a amigos que hacía tiempo no veías! Siempre lo pasas genial.
    Te invito a conocer mi blog:
    http://timetimetravelers.blogspot.com/
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué razón tenéis las dos!No hay nada como las amigas y no sabéis lo que se les echa de menos cuando no ya no se vive en la misma ciudad...

    ResponderEliminar

¡Gracias por hacer un apunte en el cuaderno!