{cosas que le pasan a una madre de familia numerosa}

6 de julio de 2010

LA PLAYA



Cada año que pasa me reafirmo en esto de que yo soy de sequía, y a mí el agua me gusta racionadita y sólo en caso de necesidad, así que lo de estar a remojo todo el día no lo concibo y lo de ir a la playa ya ni hablemos.
Bueno, sí vamos a hablar de ello. No me gusta la playa. Punto. No soporto la arena, la sal, el solazo que mi piel no aguanta y me tengo que embadurnar de crema y acto seguido llega el niño de turno y te tira un montón de arena encima "sin querer" y tú te quedas rebozadita como una croqueta (lo odioooo, lo odioooo) y en ese momento juro que quiero asesinar a ese niño aunque sea mío. Y cuando estás hasta el moño de playa, de niños, propios y ajenos, se te planta al lado (por dios, con la de playa que hay!!!!) la familia Picapiedra!! dando bocinazos para llamarse unos a otros, jugando al fútbol (que no falte la pelotita que acabará encima de mí, of course), las palas, los cubitos de arena del niño que luego sólo querrá jugar con los juguetes de los míos...me agobio sólo de pensar en estas escenas.

Y luego está la parte de la logísitica...por que cuando nosotros vamos a la playa es casi como hacer una mudanza, y a la vuelta tienes que limpiar de arena y sal todo lo que se les ha ocurrido a los niños que era imprescindible para ir a la playa.
Y ya en casa cuando crees que tooodo está limpio, recogido, las toallas en la lavadora, los cubos de playa lavaditos y los niños duchaditos, cenados y ya durmiendo, enfilas para irte a la cama y entonces te das cuenta cuando pisas el suelo, que hace ñikñik, y yo me quiero morir!!!

Me hice como una especie de psicoanálisis para averiguar porqué le tengo tanta tirria a la playa si yo de pequeña (y no tan pequeña) he chupado horas y días y semanas de playa veraniega, y entonces me acordé de la maravillosa playa a la que íbamos con mis primos en Palma, esa en la que nada más salir había una ducha de agua dulce esperándote para quitarte la sal y la arena, y luego te ibas a la sombrita de los pinos, y ahi no había arena... ahora sé que volvería a la playa, pero sólo si es esa!!

¿Qué os gusta más, la playa o la montaña?

Ciao!

4 comentarios:

  1. En Mallorca hay muchisimas playas sin arena, de rocas o piedras, preciosisimas...Lo difícil es encontrarlas. Yo tengo la mía. :P

    ResponderEliminar
  2. Jajaja!!! Si no te falta razón, pero me gusta la playa...

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta la playa, no suelo tomar el sol pero me puedo pasar la vida debajo de una sombrilla leyendo y nadando en el mar. Pero tengo suerte, no me he quemado más que un par de veces en toda mi vida.

    ResponderEliminar
  4. a mi me encanta la playa,pero un par de horas o como mucho 3,luego me canso de estar allí,
    Bss y buen finde,
    Cecilia

    ResponderEliminar

¡Gracias por hacer un apunte en el cuaderno!