Cosas que le pasan a una madre de familia muy numerosa

31 de mayo de 2010

Menorca by me




¡¡¡¡Me aso!!!! ufff, pero qué calor se está descolgando hoy, se me desintegran las neuronas y ya no me acuerdo de qué quería hacer yo la entrada de hoy... Voy a beber algo a ver si me recupero porque me va a dar un yuyu. ¿Porqué no puedo poner aire acondicionado en casa? Ahhh, ya me acuerdo, me quedo afónica en un pis pas, y no es plan de pasarse todo el verano así...¡cachis! ahora me acuerdo de la primera vez que me pasó eso, estaba en plena época de exámenes en la facultad y en la biblioteca tenían el aire acondicionado para pingüinos, porque había que ir casi con abrigo, y los que no éramos de esa especie íbamos todos con el kleenex que era casi como un complemento de moda. Así que en el primer examen oral que tuve, de entonación inglesa para más señas, lo único que salía de mi garganta era un silbido acompañado de unos ligeros "gallos", pero nada parecido a mi voz y mucho menos a una entonación adecuada a nada. Nos dió la risa evidentemente, y el profesor me perdonó el examen hasta la recuperación de mi voz, que duró casi 2 semanas, y aún así lo hice con algún gallo que otro, pero es que si lo dejaba pasar más tiempo iban a cerrar la facultad por vacaciones!! Me imagino ahora afónica intentando hablar/dar gritos a mis hijos y me pongo a temblar, porque en ese caso mi casa sería un zoo...

¿A todas estas yo de qué iba a hablar hoy? Bueno, da igual, pongo otro título y me voy a volar mentalmente a otra isla. La semana pasada ya puse alguna cosilla sobre Mallorca, y ahora le toca el turno a Menorca. Mucho menos masificada que Mallorca y yo diría que con un turista un poco más selecto y menos chabacano, pero para opiniones los colores.




Nosotros estuvimos en un hotelito rural al que me encantaría volver, y ya puestos, del que no me importaría tener una copia pero para mi disfrute personal, para qué nos vamos a engañar. Con cocinero incluido puestos a pedir. El hotel Biniarroca (pulsa aquí) es un hotel boutique enclavado en San Luis. Escondidito en plena naturaleza y donde los niños (para fortuna de algunos y desgracia de otros) no están bien vistos, porque allí va uno a quitarse el chip del todo y recargar las pilas, aunque a la hora de irte no te apetece nada, nada.



La piscina es de cuento, yo no soy nada acuática, pero sólo con estar ahí ya te relajas, con tu librito y tu cocacola y de fondo el ruidito del agua..¡uhmmm, qué apetecible! ¡apetece darse un chapuzón ya mismo!


También tienen un restaurante que es una pasada. A mí me encantan los buffets para el desayuno, para qué nos vamos a engañar, es casi lo mejor de un hotel!! ¡¡En este el desayuno era una pasada!! El pan y la bollería estaba recién hecha allí mismo, y acompañada de las delicias locales como sobrasada con miel, queso de Mahón o embutidos era para ¡no levantarse de la mesa en toda la mañana!



¡¡Si es que ya apetece estar ahí mismo!! Hay que ganas tengo de vacaciones por Dios! pero no, Pili, mentalízate que no, que con los niños en casa no se tienen vacaciones ni fines de semana (ahora tienen el don de madrugar y tiene narices que entre semana haya que despertarlos para ir al cole!!!!!)


Y lo mejor simpre lo dejamos para el final. No voy a escribir nada, con la imagen ya sobra lo demás.




Y contemplar las estrellitas con una copita de vino, así que pronto dejas de verlas...y a dormir en una de sus habitaciones, todas estupendamente decoradas.



¡La isla es para enamorarse de ella! Los paisajes son increíbles, las playas (a los que les guste, que no es el caso) también. ¡Ciudadella y Mahón son preciosas con ese aire inglés! Yo es que no me quería ir de allí...


Y uno no se puede ir de Menorca sin comer su típica caldereta de langosta en es Cranc, en Fornells.


Ahora sólo queda decidir por fin dónde queremos ir y disfrutar de esas merecidas vacaciones mientras los abuelos disfrutan de los nietos, yuju!!!!

¿Te ha gustado el hotel? ¿Has estado en Menorca? se admiten ideas para el futuro.

Ciao!



20 de mayo de 2010

Prácticas y algo más

Aunque hace un montón de años que tengo el blog nuuunca me había puesto a ver las posibilidades que tiene. Ahora de vez en cuando me da por remozarlo un poco, que si un cambio de color, una fuente distinta, un gadget nuevo. ¡¡Es como cambiar los muebles de sitio!! ¡qué emocionante! parezco tonta lo sé, pero es lo que hay. Ahora quiero averiguar cómo poner otra columna en el lado izquierdo del blog...si alguien lo sabe le estaré muy agradecida si comparte sus conocimientos conmigo.
Y como esto de los blogs es como un vicio inconfesable, de repente te ves dando botes de un blog a otroy acabas descubriendo ¡¡auténticas maravillas!! El mundo bloggero es la leche!!! Acabo de ampliar mis blogrolls y he tenido que hacer secciones y una nueva es la de blogs de decoración. La decoración me encanta, de pequeña soñaba con ser arquitecta (y soy de letras!!jajajaja) pero mi marido puede dar fe de lo que me gusta a mí coger unos planos y darle vueltas y vueltas a una reforma para sacar espacio de donde no lo hay. ¡Y los dos juntos tenemos mucho peligro! La última víctima fue nuestra habitación que sufrió una pequeña transformación para cambiar el birrioso armario que traía de obra y convertirlo en un pequeño closet que el carpintero ha terminado de hacer hace unos días en otro lugar de la habitación! Estoy más feliz que una perdiz con mi armario nuevo!!!

Este es el antes:



Y este es el después...después de darle un millón de vueltas, claro, porque en estas cosas a veces da un miedo meter la pata...


Y esto es cómo es por dentro, que ha sido lo realmente difícil de diseñar!!!



Lo que asoma a la izquierda es un módulo con ruedas para colgar vestidos más largos...un problema para los armarios.

Y él no tiene vestidos, jajaja, pero camisetas y jerseys...uff !! así que su módulo es diferente.

¿Se entiende ahora porqué me encanta mi armario?¿Te gusta?

Ciao!






14 de mayo de 2010

Mallorca by me



La cala de Deiá

Creo que voy a hacer una sección para hablar de lugares en los que he estado porque me apetece, aunque sea para recordarlos.

Para empezar hoy nos vamos a Mallorca. La isla y yo tenemos una relación de amor-odio bastante curiosa. Me encanta ir porque adoro los paisajes, las calles de Palma, las tiendecitas, las casas maravillosas que hay por la parte antigua con esos patios (para mí clastas) preciosos que en verano están bien fresquitos y llenos de plantas. Porque se come de vicio: pá amb olli con los amigos, pero ¡eh! sólo pan moreno de La Deliciosa y con la sobrasada de Casa Sabater, de lo mejor de la ciudad! Las ensaimadas las conoce todo el mundo aunque ahora ya ni se parecen a las que se hacían antes...sniff. Mis preferidas son las lisas (que no tienen nada) e individulaes., pero descubrí hace un par de años la ensaimada de limón, sólo por encargo en los hornos de la Mallorquina...uhmmm!! qué rica!! Las hay de sobrasada, de pimientos, de albaricoque (¡una de mis preferidas!) y las rellenas que pueden ser de cabello de ángel, de crema pastelera y también de nata (pero no me gustan nada).



Ensaimada de albaricoque, ¡qué buena!

Desconocidas son las cocas de patata y los cuartos. Las cocas tienen que ser de Ca'n Molinar en Valldemossa, y los cuartos es tradición tomarlos en el Bar Bosch, en la plaza de Juan Carlos I, al principio del paseo del Borne. Aunque también se pueden tomar las 2 cosas y unas ensaimadas buenísimas en un clásico de Palma: Ca'n Joan de S'Aigo. Hay dos, uno en la calle Bonaire y el original que está en la C/ Sanç, pero seguro que en los dos te toca hacer cola para entrar, algo que sólo verás ahí. Otro clásico para mí era tomarse un perrito caliente en el chiringuito de la plaza Weyler, pero hace una eternidad que no lo hago y no sé cómo serán ahora.
Más cosas... ¡uy! no me puedo olvidar de los estruquines!!! Es un dulce hecho a base de clara de huevo y azúcar, como si fuera merengue, pero está crujiente. Otra variedad es con la yema y desde hace unos años también los hacen con coco, que a mí no me gusta nada nada nada. Pero si los estruquines están buenos, ir a la confitería Ca'n Frasquet a comprarlos es una delicia. La confitería es un bombón, decorada para que todo entre por los ojos, y es raro que salir de allí con las manos vacías. Otra de sus especialidades son las frutas confitadas o escarchadas.

Ya estamos en la zona comercial de la ciudad y lo mejor que se puede hacer es perderse por las calles que suben y bajan. No puedo recomendar tiendas porque hay muchísimas y algunos locales son cambiantes, pero hay verdaderas joyas para descubrir. Aunque una de las cosas malas que tiene la ciudad es el horario comercial... teniendo en cuenta que la isla prácticamente vive del turismo el horario de las tiendas es lo más anticomercial que se puede ver. En pleno verano siguen abriendo a las 4'30, cuando en las calles no hay ni lagartijas, pero cierran a las 8, cuando todo el mundo sale a la calle... ¿se puede entender semejante incongruencia? Lo lógico sería abrir más tarde y cerrar también más tarde...¿no?

Lo malo de la isla es que me agobio cuando llevo mucho tiempo allí, me entra una especie de síndrome de querer salir de allí, porque estoy rodeada de agua y ha habido veces que he tardado 4 dias en salir de allí porque los aviones iban siempre llenos... así que el agobio iba en aumento, y eso se transformaba en una mala leche que me hace transformarme en algo así como el increible Hulk. ¡No se me puede ni hablar!

En la isla hay cientos de lugares maravillosos. Los pueblos del norte son mis favoritos, Deiá sobre todo. Pero el verano pasado descubrí este escondido en la montaña cerca de Puigpunyent: el hotel Es Ratxó. Fuimos sólo a cenar y de noche es espectacular, así que imagino que estar hospedado en este hotel con todo lo que ofrece debe ser una maravilla y además tiene spa...¿qué más se puede pedir?

El Hotel Rural Es Ratxó



Vista de la terraza con la piscina al fondo

Ahora a soñar con volver ahí otra vez...

Ciao!



10 de mayo de 2010

Ser o no ser

Esto de seguir las tendencias de moda tiene su aquel. Hay gente por el mundo que se lee el Vogue/InStyle/Elle o lo que caiga, selecciona la foto que más le mola y se compra lo mismo o la versión barata de la indumentaria de la susodicha foto o de media revista y luego se la pone encima sin previa revisión en el espejo. Y claro luego vas tú por la calle tan tranquila y a veces te encuentras con cada cosa que a puntito estás de que te dé un yuyu. Y es que en esto de la moda (como en casi todo) hay que ir con pies de plomo. Hay que ser humiiiilde y reconocer los defectos que una tiene, porque si no puede ser peor el remedio que la enfermedad. La ropa puede ayudar a disimular determinados defectos pero si no vas con cuidado puedes provocar el efecto contrario. Y desde luego no porque algo se lleve hay que ponérselo a toda costa, hay que tener un poquitín de criterio y mirarse en un espejo, y antes de criticar a la vecina criticarse a una misma y elegir las prendas que nos favorecen. Yo que soy culona-respingona jamás conseguiré calzarme unos pitillos porque me veo como si fuera un chupachup, y el culo se me multiplica por 3.
Y si hablamos de la edad, ufff. También hay que adecuar el vestuario a cada edad, señoras y señores. No se puede vestir a los 50 como si fueras una veinteañera, porque se puede llegar a rozar el ridículo. No estoy diciendo que las señoras de esta edad tengan que vestir como hace 50 años, que aún parecían más mayores de lo que eran, pero ir vestidas con pitillos, camiseta ajustadita y taconazo de tacón de aguja tampoco me da a mí buena impresión por muy bien que se conserve la señora en cuestión.
Y al revés exactamente lo mismo, vestir a los 20 como si se tuvieran 40, tampoco, aunque donde más se nota esto es en el maquillaje. Recuerdo una frase que me dijeron una vez hablando de una persona: "a los 18 quiere aparentar 30 y a los 30 querrá aparentar 18..." Así que lo mejor es ponerse a cada edad lo que le corresponda. ¿No crees?

Ciao!

4 de mayo de 2010

Zapatos

Creo que ya lo había comentado y si no pues lo vuelvo a decir: me chiflan los zapatos. Te pueden arreglar la indumentaria o hundírtela. Cuántas veces vemos a gente que va estupendamente vestida y cuando diriges la mirada a los pies te quieres morir.

Las pocas veces que tengo ocasión de salir del uniforme de jersey/camisa/camiseta+vaqueros+botas/bailarina que me impone mi vida de madre x5 y que encima trabaja en casa, casi siempre empiezo a vestirme a partir de los zapatos.

Aún no he sacado los zapatitos veraniegos y si la primavera sigue así vamos a seguir con botas hasta agosto. Pero no lo he podido evitar. Ya he picado. Aquí tenéis mis compras:




También están en piel de color gris clarito que seguro que caen también. Y lo mejor: 35€




Estas alpargatas también las tienen en varios colores. ¡Las azulonas son ideales!
También caerán. 39€

Y otras compritas son las que ha hecho mi suegra, previo encargo, para los niños. En verano no se las quitan y este año Jaime se estrena con las avarcas. De momento no le han hecho mucha gracia, se las he probado y se ha quedado clavado en el suelo como si se le hubiera olvidado andar. Llorar no se le ha olvidado, eso no.



Y a ver si dejamos de volar con el viento y de mojarnos con la lluvia que estoy harta de parecer una cebollita andante. ¡Y quiero sacar ya los zapatos de verano!

Ciao!

2 de mayo de 2010

Día del Trabajo + día de la Madre...



Creo que esta viñeta de Forges lo resume todo muy bien:




Hoy el enano ha tocado diana a las 8, como un reloj suizo, y con lo que a mí me gusta holgazanear en la camita los días que no hay que madrugar pero madrugo igual, me lo he achuchado para disfrutar un ratito mientras el resto dormía. El resto ha tardado 0'0 en unirse a la juerga matutina, así que ni holgazaneo ni historias: peleas y cosquillas entre ellos. ¡Y dejándome sin edredón, por Dios! Como anoche se me caían los párpados como si hubieran estado cargados de plomo me quedé a 10 páginas de terminar mi libro, y esta mañana buscaba un ratito de ¿paz? para poder acabarlo. El enano que sólo tiene 16 meses se ha puesto furibundo cuando me ha visto coger el libro, porque eso significaba que no había desyuno y por lo visto tenía hambre. Cierro libro y obedezco a los gritos del peque. Las mayores ya estaban despiertas y la mayor ya con el morro torcido. ¡¡¡Por favor, qué pesadilla de adolescencia estoy padeciendo!!! Juro que yo no era así, y mi madre me lo verifica. Alivio...

Pongo desayuno, doy desayunos, recojo cocina, barro y friego cocina, llamo a mi madre y nos felicitamos mutuamente. Y hale, a la dura batalla de conseguir que el personal se vista y arregle antes de que caiga el sol. Todos los años me viene a la cabeza la viñeta de arriba...

Me dan sus regalitos: librito de dibujitos de los pequeños y mi auto-regalo, sí como lo lees. Viendo la parte positiva así no hay fallo,¿no?

Hoy las amigas que estaban sin marido han venido a celebrar el día a casa. Recuento: 3 madres a comer, 6 a la hora del café. 10 niños para comer y 14 a la hora del café. Y ha petado el microondas...Genial, ahora toca master de investigación para buscar uno.

Conclusión: debo tener complejo de fonda y soy la única gilipollas que hace estas cosas. El año que viene me voy a un balneario. ¡Son adorables cuando por fin están durmiendo!

¿Qué tal tu día de la madre? ¿Te pasa como en la viñeta?

Ciao!