Cosas que le pasan a una madre de familia muy numerosa

29 de noviembre de 2010

¡¡Al rico helado!!




Bota de Chanel, vía Vogue

Señoras y señores,

estoy helada, HELADA!!! tengo los pies como un cubito y sólo pienso en lo bien que me vendrían unas botas tipo Yeti, como las que sacó Chanel para esta temporada. Cuando las ví, pensé: "¡Qué exagerado Karl!!!" Ja, lo que pasa es que éste es como yo, que si tiene los pies fríos no es capaz de pensar, y con esas botas seguro que eso no le pasa. Y ahí está él con una imaginación y una capacidad de producir alucinantes y yo sin embargo empiezo a alerdarme (¿existe esta palabra?) y sólo quiero refugiarme debajo de mi mantita con una taza de té en las manos.



Otra bota de Chanel, vía Vogue


Unas Ugg tampoco me vendrían mal, pero creo que me las tendría que poner sin calcetines y por ahí no paso, ¿y el resto de mis canillas qué? ¿congeladas pero los pies bien calientes? Yo soy de ponerme calceta, no calcetín, casi hasta la rodilla, no puedo con los calcetines cortos, me congelo. Y últimamente llevo bastante mal esa moda tan tonta de querer que nos muramos de frío porque a los diseñadores les parecen monísimos los vestidos de telas vaporosas (y heladoras), las mangas cortas para que enseñemos cacho, los shorts y demás que ahora mismo las neuronas no me dan para más.

Señores, hace un frío de coj... y lo suyo es que salgamos abrigaditos a la calle para poder seguir con vida. Ahora ya sé porqué estos últimos inviernos he ido uniformada con jersey de cuello vuelto y pantalón, no me podía poner otra cosa sin correr el riesgo de morir congelada o parecer una cebolla. Y me quejo de ser una carca vistiendo pero es que no me lo están poniendo nada fácil, no quiero morir y no me gusta ser cebolla. He dicho.




Calentador eléctrico de Princess, ¡¡lo quiero!!

No tengo bolsa de agua caliente, pero no me importaría nada, ahora que esta versión moderna de la susodicha me encantaría!!! Ande yo caliente...

Ciao y a pasar frío con valor!!

25 de noviembre de 2010

Cosas de la edad



Mi madre es una virtuosa del punto, hace maravillas y a mi tropa les hizo tropecientos jerseicitos de bebé y chaquetitas ya de más mayores que guardo como un tesoro. Los vaqueros para cuando han sido mayores porque de bebés han ido de bebés, de los de antes con faldón también hechos por la abuela. Cuando mis hermanos y yo de pequeños nos portábamos mal mi madre nos castigaba sentados en el sofá con una aguja de punto y ahí que nos tirábamos un ratito quietecitos y pasando puntos. Yo era la que más tardaba, mis hermanos lo hacían en un pis pas pero yo tardaba la tira. Quiero pensar que era mi afán perfeccionista el que me hacía tardar más de la cuenta y no que sea negada para esto, aunque es la segunda opción seguro.

Con una madre como la mía, que es una manitas para estas cosas, que yo sea taaan negada era frustante para mí, que no para ella. Las manualidades de pretecnología (a algunas les sonará a chino esta asignatura) en las que había que coser me las terminaba haciendo mi madre porque yo acababa atacada viendo que no era capaz de hacer algo decente. Así que me busqué una manualidad que no fuera el punto pero que me permitiera reconciliarme con las agujas. Empecé con el petit point, y después me pasé al punto de cruz, y ¡menudo descubrimiento fue!

De vez en cuando me dan arranques y me tengo que poner como loca a hacer una labor, porque aunque prepararla es bastante coñazo, una vez que estás en faena no puedes parar y no sabes lo que relaja. Yo me olvido de todo, y mira que eso es difícil.

He hecho cuadros con los nombres de los hijos de alguna amiga (el resto todavía espera, incluidas mis hijas) y mil baberos bordados. Me encantan y se hacen muy rápido, y la preparación tampoco es muy aparatosa. Y si te pones a buscar blogs de punto de cruz alucinas, hay auténticas maravillas paseando por la red de redes.

Estos son los últimos que le he hecho a Jaime para el cole, así no hay dudas de quién es el propietario.


Los aviones son una de sus obsesiones.




Pero lo que me tiene alucinada conmigo misma últimamente es que me plantee seriamente queres aprender a coser, el corte y confección de toda la vida. ¡Y también que quiera que mi madre me enseñe a hacer punto! El día que se lo diga se me muere de la risa.

¡Flipo!

Ciao!

P.D.: Las fotos son malas de narices, pero las he hecho yo. Otra cosa que tengo que aprender, a hacer fotos decentes.

22 de noviembre de 2010

¡Cumpleaños feliz!




Justo antes de entrar en mi condenado horno.


No, no es mi cumple, ni el del blog (que no sé cuando es), pero en casa ahora empezamos una época de cumpleaños que visto desde fuera puede desatar los nervios de cualquiera. Desde dentro también, que conste, pero menos porque lo tenemos asumido y no nos queda otra, esto se repite tooodos los años y hay que vivir con ello.

En mi empeño de no pasar los veranos embarazadísima, me quedaba embarazada siempre en primavera (menos la primera vez que fue en verano) y he dado a luz 4 veces hacia finales de año. Debo ser tonta, porque jamás pensé que se me acumularían los cumples.

Para resumir, el miércoles 17 tuvimos el primero. 5 años ha cumplido ya y la criatura ha tenido 3 fiestas (¡¡viva mi alma de mártir!!): la primera fue en el cole el mismo miércoles, llevé bizcocho sin gluten y sopló las velas. La 2ª el viernes en la ludoteca con los del cole, que se lo pasaron pipa e hicieron el cafre lo que quisieron y un poco más. Otro día hablaré del arte de hablar con los desconocidos padres de los compañeros de nuestros hijos... Y el sábado lo hicimos en casa con los amigos de por aquí.


Aquí el bizcocho de siempre. Las tartas no gustan nada. Es Mickey Mouse


Resumen de la semana: he hecho 3 bizcochos en 4 días, y he preparado 2 fiestas (porque a la ludoteca llevé yo todas las cosas sin gluten para el cumple). ¡¡Y acabamos de empezar!!

El día 4 de Diciembre tenemos el siguiente. 13 años va a cumplir la ¿criatura? ¡¡Y estos comen como limas ya!! Todavía no sabemos qué vamos a organizar pero todos tienen claro que quieren pizzas caseras. ¿Eso significa que se tiene que hacer en casa? ¡¡Ufff, qué pereza!!


El siguiente será el 14, el del enano, cumplirá 2 años. ¡¡Es más trasto!! Ayer descubrió cómo arrancar el papel de la pared. Ahora tengo que descubrir yo cómo lo arreglo... Con este supongo que me tocará bizcochito al cole y poco más, aunque probablemente tengamos la visita de algunos abuelos (muchos puntos suspensivos).


Y por último, el 22, a las puertas de la Navidad tenemos el cumpleaños de la 3ª, que le caen 9. ¡¡¡Pero si era un mico!!! Caray cómo crecen. Y aquí tenemos un lío de cuidado. Se barajan varias posibilidades, a ver cúal gana esta vez.



Y luego vienen Navidad, y el turrón, y maletas para arriba y para abajo... Calla, calla, que me estreso y aún no hemos terminado Noviembre!! (pero yo ya empiezo a acumular "rollo flotador")


¿Qué organizas para los cumpleaños? ¿alguna idea para compartir?

Ciao!

16 de noviembre de 2010

Pura obsesión

Creo que ya lo he dicho en alguna ocasión: soy una forofa de los bolsos. Los veo, los quiero, pero me controlo muchísimo, de hecho hago un esfuerzo sobrehumano para quitármelos de la cabeza. Pero de vez en cuando llega una imagen (o tres o cuatro) y se me van los esfuerzos a freir puñetas. Y eso es exactamente lo que me ha pasado con estos:

Bolso bandolera de Zara, 39'95€. También está en negro, ¿o es azul petróleo?


También de Zara, 79'95€, también está en negro y rojo sangre


Bolso de Su-shi, 159€ y con lista de espera



Y a la lista hay que añadir uno de Bimba y Lola en azul petróleo que no he podido capturar la imagen, pero sale en
este post. (Creo que son 132€, ahora que está de descuento)

Seamos realistas, no me los puedo comprar todos, ya quisiera ¿pero cuál elijo? El de Su-shi no lo puedo toquitear, se compra online, y eso es un impedimento, pero el bolsito me chifla. Los de Zara los compraría online también, pero aquí tengo la opción de devolverlos, porque es que cada vez que entro a un Zara yo no veo nada de esto, se me nubla la vista y salgo escopeteada. El de Bimba y Lola ya lo he tenido en mis manos, colgado del hombro, lo he sobado, pero el interior es oscuro. Llamamiento a gritos a los diseñadores/as de bolsos: por favor hagan los interiores en tonos claros que nos facilitarían mucho la vida a la hora de encontrar cualquier cosa.

Mis hijas me dicen que para qué quiero tanto bolso y yo siempre les contesto que ya me los pedirán ya...

Y dejo ya de mirar que sino la lista la podría multiplicar por un número demasiado alto. Siguiente obsesión zapatos. Ale



¿Qué obsesión tienes tú?

Ciao!

13 de noviembre de 2010

Mi puré de verduras y algo más...




No sé que tipo de neura me ha dado últimamente por comprar libros de recetas como una loca. Me gusta mucho leer y soy feliz como una perdiz paseando por una librería, me tiraría horas dentro curioseando libros y más libros, pero las últimas veces que he ido he acabado en la sección de gastronomía y queriendo llevarme todos los libros que veo con esas portadas tan apetitosas que provocan que te pongas a salivar y den ganas de salir corriendo a cualquier sitio a tomarte un pincho.

El caso es que los dos últimos libros que he comprado han sido "El libro de los platos de cuchara", de Simone e Inés Ortega, de Alianza Editorial y el otro es "Las recetas de mamá"de Ana Mª Prieto y Francisco de Juan. Curioso es que los dos libros sean de comida tradicional, me acabo de dar cuenta, ¿será una señal? Seguro, me estoy cansando de cocinar siempre lo mismo en casa y tengo ganas de renovar el recetario propio. La verdad es que es agotador planificar los menús semanales y hacerlo variado, y al final caemos en lo mismo semana tras semana. Yo estoy cansada y los niños también.

En esto de las comidas llama la atención la herencia materna. Yo evidentemente cocino lo que cocina mi madre, menos las croquetas que las mías no las quieren ni ver :(, y ella cocina lo que cocinaba la suya. No hay muchas variaciones, excepto algún plato que se incorpora porque se hace por probar y al final cuaja. Pero rara vez se incorporan platos de la familia política sólo puntualmente y por lo menos en mi caso les añado un toque personal, no son "exactamente" iguales.

Bueno, pues una de esas recetas que pasan de madres a hijas es la del puré de verduras. Sólo me gusta el de mi madre y el mío, por ese orden. Y lleva lo siguiente:

INGREDIENTES:

2 calabacines
4 ó 5 zanahorias
1 puerro (sólo la parte blanca)
3 ó 4 patatas medianas
Sal y aceite de oliva virgen

Lavar los calabacines y trocearlos. Yo no los pelo, sólo quito las puntas. Se pelan y trocean las zanahorias. Lavar el puerro, incidiendo en la parte de arriba para que no queden restos de tierra, y trocear el puerro. Pelar y trocear las patatas. Se pone todo en la olla exprés (o en olla normal), se cubre de agua (mejor mineral que del grifo), que quede por debajo de las verduras que siempre estaremos a tiempo de añadir más agua luego si nos hemos quedado cortos. Poner la sal al gusto, pero poca y luego rectificar. Poner a cocer. En la olla exprés desde que salta el pirulí, que bajo el fuego, yo cuento unos 10 minutos y luego la dejo que se enfríe hasta que la puedo abrir. En olla normal voy pinchando las patatas y cuando están cocidas lo apago.

Una vez que abro la olla, utilizo el minipimer para hacerlo puré. Nunca he utilizado un pasapurés y de hecho no tengo, aquí se come todo, todo. Y cuando ya está bien molidito añado un buen chorro de aceite de oliva y meto otra vez el minipimier para que emulsione la mezcla. ¡Y voilá!

Si utilizamos el puré para comida de bebés yo aconsejo cocer la carne o el pescado aparte y molerlo luego con el puré, así se pueden hacer varios potitos caseros que bien podemos congelar o bien podemos envasar al vacío metiéndolos en la olla exprés al baño maría (¡atención a las tapas en el congelador, habla la voz de la experiencia...!)

En alguna ocasión he añadido alguna verdura más como judías verdes pero el puré básico para mí es este. Ya como apunte final, en casa cuando ya está servido en el plato ponemos un chorrito de vinagre de módena...

¡Que lo disfrutéis!


P.D.: Por fin he podido hacerme con una... No sabéis lo encantadora que es Macarena, la artista que las diseña y hace con esas manitas!! ¡¡¡Un beso Maca!!!

¿A que es preciosa? pronto me la veréis puesta!

Ciao!

9 de noviembre de 2010

Poupurrí



¿Os habéis fijado que ya ha empezado el bombardeo prenavideño? Esto supongo que es una estrategia comercial para aumentar el consumo que normalmente sube por esas fechas, hacernos creer que ya estamos cerca para empezar a comprar regalos y adornos, pero el problema está en que aún no estamos siquiera cerca de las fechas navideñas! No quiero pensar cómo va a ser el bombardeo en el mes de diciembre: ¡acoso y derribo navideño! Y aquí estoy yo hablando de esto encima (aunque sea para quejarme).

Pues ya puestos empezaré a pensar en mi lista de regalos que si empiezo así con tiempo mucho tiempo luego puede luego dar miedo. Reflexionaré.

Cambiando de tercio, tengo que contar que gracias al blog de Maca me he animado a jugar con el famoso Polyvore y me lo he pasado en grande!! y al final creo que me salió un look bastante chulo y todo. Voy a ver si ahora soy capaz de ponerlo aquí.

¡Yupi! lo he subido!! voy controlando el tema. En realidad quería poner otra cartera de Malababa, pero no hubo manera de pillar la imagen. Es el Tête de Morte en negro, pero nada imposible. Pero va a parar a mi listita y la llave de Tiffany's también, puestos a pedir...

Más cosas. El otro día cotilleando algunos blogs me encontré con esto:

¡¡Foto de un blog de street style pero no recuerdo cuál!!

Se me fueron los ojos a las medias (del mismo color que las de mi añorado uniforme del colegio) pero sobre todo a los zapatones. ¿Se acuerda alguien de cuándo se llevaron estos zapatófonos? Creo recordar que fue a principios de los noventa. ¿Esto significa que ya hemos pasado del revival de los 80 y ya vuelven a tocar los noventa? Como se lleven estos zapatos me da algo porque ya es su momento me negué (mis pernecitas de palillo son incompatibles con ellos) y me seguiré negando son, como dice Lula, incapacidades fashioniles.

Os dejo que me esperan un par de tiendas que acaban de abrir y en las que todavía no he puesto un pie, una de ellas es COS.

Ya os contaré. Tú puedes contarme lo que te apetezca, que hoy no estoy preguntona.

Ciao!

4 de noviembre de 2010

Cuaderno de potingues, Cap. II




Campaña de publicidad de YSL


Estoy con el odioso cambio de armarios, que alargo muchísimo porque me pone de mala uva, así que me voy a tomar un descansito y me voy a hacer la manicura. Pero primero os cuento lo que hago (así lo alargo más :P)

Aquí el agua es dura durísima y las manos lo acusan mucho. Yo empiezo por una exfoliante fantástica de Sephora, es bifásica y cuesta un poco mezclarla pero huele fenomenal y sólo se necesitan unas gotitas para frotarse las manos y dejarlas lisitas y suaves. Yo insito en las zonas más duras de las palmas de las manos (me están saliendo callos de conducir!!) y me entretengo un ratito porque me encanta cómo se quedan la piel de las manos después.

En Mercadona venden unas pastillitas efervescentes que se disuelven en agua caliente, dejas las manos en remojo unos minutos y cuando las sacas están muy suaves. Después de esto echo las cutículas hacia atrás con un palito de naranjo.

Para las uñas (que se me descaman y aún no sé porqué) mi madre me ha descubierto una cremita de farmacia estupenda. Se llama Emolienta Uñas y con muy poquita cantidad es suficiente para aplicarla encima de cada uña y ayuda a regenerar e hidratar las uñas. De momento me gusta aunque es un poco esclavo eso de ponértela todos los días mañana y noche, y a mí se me olvida día sí y día también. Casi nunca corto las uñas con tijeras, pero a veces no me queda más remedio, sobre todo porque se me rompen, pero lo suyo es limarlas hacia el mismo sentido para no astillarlas. En cuestión limas tengo para dar y regalar. Las he usado de todos los tipos y ahora utilizo una de cristal que se puede comprar en las farmacias, y que me gustan muchísimo. El problema es que si se te cae al suelo, adiós (y ya llevo 3). En Sephora me he comprado una lima de cuatro caras, dos de ellas sirven para pulir las uñas por encima y sacarles brillo. La estrené el otro día y ¡me dejó las uñas como si me hubiera puesto brillo!¡una pasada!

Y bueno el tema crema de manos... mejor no entro porque estonces no acabo. Tengo en todos los bolsos, en el coche, en la cocina, en la mesita de noche, en la mesa del despacho...y no son siempre de la misma marca, pero casi siempre son de farmacia. Vicio que tiene una...

¡Esto es para hacerse dibujitos en las uñas!


Y después de todo este ritual ya casi no me queda tiempo para pintarme las uñas, pero así rapidito me pongo una capa de un tratamiento vitaminado o endurecedor, los dos de Mercadona, los voy alternando.

Si tengo tiempo me las pinto aunque me duran poco, no sé que hacer para que no se me hagan marquitas en el esmalte. Casi siempre elijo rojos, la verdad es que me cuesta verme con otros colores aunque tendré que animarme. El año pasado no sucumbí a los colores de moda pero este año los miraré.



Colorines y combinaciones en YSL

Pues ale, os dejo a ver si acabo con los armarios...

¿Algún truquito con la manicura?


Ciao!