Cosas que le pasan a una madre de familia muy numerosa

24 de febrero de 2011

Pequeña reflexión goyesca

Había casi terminado un post sobre la alfombra "roja y publicitaria" de los Goya, había subido las fotos y todo, pero luego me he dado cuenta de que no merece la pena ni mencionarlo (aunque seguro que acabo haciéndolo), primero por tardona, y segundo porque no hay nada que comentar. Pero luego lo he vuento a hacer porque ya no es cuestión de criticar sino de hacer ver que es francamente mejorable todo lo que se vió el domingo.


No se les ve actitud ninguna ni ganas. No van espectaculares y deberían puesto que es lo que requiere la ocasión, y eso es aburrido y mortífero. No hay un alarde de moda y estilo, (uff, ninguno lo tiene) sino de horterismo puro y duro. Los complejos aparecen en casa arruga.


Señoras actrices: aprendan a sacarse partido, a ir enjoyadas y bien peinadas y maquilladas. Y por favor no olviden mirarse en el espejo y sean críticas con lo que ven, no se autoengañen porque con nosotros no lo consiguen. Y no me vengan con complejos a estas alturas de la película. 


Y que nadie piense que me voy a ensañar sólo con ellas ¡ellos eran aún peor! Porque teniéndolo fácil fácil no había por dónde cogerlos con esos pseudo-smokings espantosos, que será de Gucci o Dsquared2, pero no tienen salvación alguna. Son horteras.


Me gustó Natalia Yarovenko, de Cavalli, porque iba peinada, maquillada y enojoyada para la ocasión y lo mejor era la sonrisa de oreja a oreja que tuvo todo el tiempo. ¡¡Esa es la actitud!! Salvaría el vestido de Silvia Abascal y sólo el vestido, porque era una obra de arte. Si lo vemos en la alfombra roja de los Oscar seguro que lo aplaudiríamos, pero ni un vestido más. Hubo vestidos maravillosos estropeados por una abundante actitud vulgar (en la mayoría) o por horribles peinados y maquillajes. Lydia Bosch me encantó. Apareció favorecida y rejuvenecida con nuevo corte de pelo y fantástico maquillaje. El vestido lo obviamos...

Os pongo unas fotillos para ilustar el desastre:

              

Las comparaciones pueden ser odiosas pero ese Miguel Palacio tampoco hay por dónde cogerlo ni en la modelo...



Inma Cuesta: sin comentarios


                                                   
Aquí podría empezar a hablar y no parar del efecto "chupa-chup". Están tan delgadas las pobres que sus cabezas quedan totalmente desproporcionas al resto del cuerpo.
Cayetana Guillén Cuervo: ¡Esos pelos relamidos! ¡Y sin saber cómo coger la cartera!
Maribel Verdú: En un momento "me muerdo el carrillo"... pero por favor, que le den un pincho de tortilla ya! Y de frente tira que va, pero de perfil directamente desaparecía...


 


A ver, Najwa Nimri... ¿porqué le quitó el forro a ese vestido de Dolce & Gabanna, para parecer qué? Me pareció de lo más zafio de la gala, y eso que al principio cuando la vi en la TV entrar de lejos me pareció espectacular, pero hay que ver lo que engaña el ojo...


Y María Valverde, con lo mona que es, pues iba con dos chuflos por la cara que parecía que se había peinado en el ascensor y un vestido con el que no sabía que hacer y que tenía que colocar cada dos por tres para no pisarlo y matarse. Eso sí, el collar de Bulgari, un vintage de 1938 es una maravilla, pero pasó completamente desapercibido, porque ella no lo supo lucir nada!!

 
Lydia Bosch y Natalia Yarovenko. Las dos en nude, que no le favorece a nadie, pero iban estupendamente peinadas y maquilladas. Yarovenko además enjoyada!! Que me gusta a mí un brillante!


 Y la que dicen que fue la estrella de la velada... Vale que el vestido es bonito, pero el partidazo que se podía haber sacado Elena Anaya y se quedó en nada, No lleva ni pendientes (sí, lleva una microdiadema que apenas se veía), ni una triste pulsera, NADA. Y un gesto de "¿qué hago aquí?" que provoca el destrozo de el fantásitco Elie Saab..










En la sección hombres no tendría fin. Pero pongo fotitos y me ahorro el texto. La respuesta de porqué al final del post... manteniendo la intriga...jejeje

















Así se lleva un smoking, así se acude a una gala. ¡¡¡Esa es la actitud!!! Ni telas brillosas ni adornos extraños ni corbatitas ridículas. Un smoking como Dios manda.

Y menos mal que no quería yo hacer un post sobre esto... En breve los Oscar...Madre mía...

Ciao!!

17 de febrero de 2011

Se huele en el ambiente

Tengo pendiente un post sobre el paseíllo de los Goya, estoy dejando que pasen unos días a ver si se me calma la retina porque como lo haga calentito sería una gran carnicería, y aún así lo será. 

Así que vamos a cambiar de tercio. Con tanta modernidad tecnológica iphone, ipads y demás, a muchos nos ha dado por recuperar ciertas cosas que nos transportan al pasado, no querer perder ciertas costumbres, como esos oficios tradicionales que algunos con mucho esfuerzo no quieren dejar morir, y otros recuperan con mucho esfuerzo. Recuperar las manualidades, el hacer algo con nuestras propias manos y poder decir que lo hemos hecho nosotros! eso da ¡subidón, subidón!

En la literatura esta "moda" se ha visto reforzada por el éxito del libro "El club del viernes", de Kate Jacobs que devoré en vez de leer, y la segunda parte que estoy leyendo ahora, "El club del viernes se reúne de nuevo".

A mí me dió hace años por el punto de cruz, y aunque preparar la labor y contar puntos para cuadrar el dibujo puede hacerme perder los nervios (normalmente porque me interrumpen y me toca empezar de nuevo) luego cuando estoy enfrascada con la aguja y el hilo, se me olvida todo y me relajo. ¡Me encanta!

Y ahora me ha dado por aprender a hacer punto, con agujas, calceta o punto de media, como lo quieras llamar. Pero lo mejor de esta historia es esto: cuando éramos pequeños mis hermanos y yo a veces podíamos montarla gorda en el cuarto de estar de casa de mis padres. Patas arriba todo. Mi madre nos castigaba a pasar puntos, nos daba una aguja a cada uno y un ovillo y ale, entretenidos un ratito pasando puntos hasta que llenáramos la aguja. Y tengo que decir que mis hermanos lo hacían más rápido que yo. Vale, que ellos hacían un churro y mi espíritu perfeccionista no me dejaba soltar la aguja hasta que los puntos eran tan perfectos como los que hacía mi madre... A mis hermanos eso les importaba un bledo, porque el objetivo era llenar la aguja como fuera, y ahí estaban sus puntos apretados como si la aguja se fuera a escapar. ¡Y yo me desesperaba! Creo que ha sido una de esas frustaciones que te marca de por vida, porque hasta ahora no he querido saber nada del punto, excepto para pedirle a mi madre cositas para las niñas.

Pero ahora... Ahora me voy a apuntar a esto:



¡¡Ana, seguro que es un exitazo!! Y espero que sea el primero de muchos cursos.

¿Tienes algún hobby? ¿Te gustan este tipo de cursos? 


P.D.: lo siguiente será aprender a coser...

10 de febrero de 2011

Yo quiero ser...

Ayer fuimos al cine a ver "Más allá de la vida", en versión original (mezcla de francés e inglés, por cierto) y desde la primera escena sentí un flechazo tremendo con el estilazo de Cécile de France. ¡Quiero ser como ella! ¡Tan francesa! (aunque es belga, pero en la peli es francesa y seguro que en su vida real vive en París!). Lleva un corte de pelo en la película, que sólo le puede quedar bien a ella, yo me volvería loca intentando domar ese corte con mi pelo, y aún así no parecería nada, nada chic, y ella está perfecta. 


Fotograma de la película

 
Pero es que el vestuario también me gustó, sobrio y parisino. Sin un adorno de más ni de menos. (Hago un lapsus aquí para darme cuenta que últimamente cada vez que voy al cine me fijo muchísimo en cómo van las actrices vestidas. Ya me pasó con Julianne Moore en "Chloe", que me enamoré de todos los zapatos que sacó, sobretodo de unos taconazos marrones con hebillas en el empeine... ainsss).

No se puede negar que tiene un estilazo bárbaro incluso con el pelo más corto, três français!!





¡En esta última foto Cécile me parece que está espectacular!



Pero si hay otra francesa que a mí me ha encantado desde que tengo uso de razón y la descubrí hace un montón de años esa es Inés de la Fressange, ¡nadie lleva los pantalones capri como ella con zapato plano siempre! En abril publicará un libro, cuya portada es esta:  





Ni que decir tiene que lo quiero, aunque sea en francés, si es en inglés mejor!! Me gusta el aspecto externo que tiene, como si fuera una moleskine (sin goma) donde apuntar todo tipo de cosillas y hacer dibujos. Y dentro encontraremos fotos donde la hija de Inés, que se llama Nine d'Urso, ya empieza a despuntar, de hecho ya es imagen de Bottega Venetta. Y no me extraña nada.








       
                             




Creo que ahora entiendo de dónde sale mi obsesión por tener el pelo así...Y de lo demás lo quiero copiar todo!!! Para empezar quiero unos vaqueros blancos (que van a pasar más tiempo en la lavadora que en el armario o puestos) y una bandolera de color cuero natural


¿Qué os parece mi selección de francesas chic? ¿Tenéis a alguien así de inspirador? Cuéntamelo, por favor!

Beso y ciao


P.D.: las fotos las he tomado googleando

2 de febrero de 2011

Cuaderno de potingues, Cap. III

Seguimos con el tema manicura, pero en este caso express, porque hay que ser realista y no todas disponemos del tiempo que quisiéramos para dedicárnoslo a nosotras mismas. Yo soy de las que aprovecha cualquier micromomento para hacer algo útil y uno de esos momentos por regla general es mientras vigilo que los peques no me inunden el baño mientras están a remojo en la bañera, aprovecho y leo unas páginas del libro que tengo entre manos o me retiro las cutículas con el palito de naranjo y me las limo con una mini lima de cristal que me costó un dineral (sobre todo porque si se cae al suelo no lo contará). Luego si tengo tiempo me las pinto, aunque sea con un brillo, pero la cosa está en que seque rápido porque no puedo estar esperando que se seque el esmalte y muchas veces me pasa que creo que está ya seco, me pongo a hacer algo y estropeo lo hecho y me toca volver a empezar. Así que rara es la vez que logro pintarlas con color. Pero hete aquí que he descubierto una laca de uñas de Bourjois ¡que es fantástica!



Aqui el botecito en cuestión con el pincel panorámico


Parece un esmalte normal pero incopora un pincel panorámico con el que te pintas la uña de una sola pasada, y el esmalte es de secado ultra rápido, con lo que es difícil que se estropee. Para mí es genial, porque me puedo pintar las uñas en poco tiempo y sin que tenga que volver a empezar a los 3 minutos de terminar porque me he fastidiado la manicura abriendo un petit. Y además estoy comprobando que con una sola pasada es suficiente y que dura bastantes días (teniendo en cuenta que tengo la manía de pasarme las uñas entre los dientes y fastidiarla, pero para una persona normal le durará un montón!!)


Imagino que como muchas soy una adicta a los cosméticos, pero a esta casa en concreto le tengo un cariño especial porque mis primeros coloretes y máscaras de pestañas fueron de esta marca y todavía recurro a ella de vez en cuando. ¡Además la relación calidad-precio está muy bien!



Mira que me duele que se carguen los colorete o sombras ¡sólo para la foto!

La casa Bourjois existe desde el siglo XIX, la creó un actor de teatro pensando en los actores y actrices y la cajita  es un signo de identidad de la marca desde entonces.

Cajita antigua de Bourjois


El packaging es siempre divertido, juvenil y de vez en cuando sacan una edición limitada inspirada en las cajitas antiguas. Ahora ya tienen de todo, hasta una línea más ecológica y orgánica llamada UNE, de la que utilizo un maquillaje de polvo mineral compacto que me gusta mucho porque no es cubriente y no me tapa las pecas, sino que da un toquecito rosita e ilumina el rostro. Y también una sombra de ojos gris clarito que curiosamente me ilumina el párpado.

La foto no puede ser más mala, pero no he encontrado nada mejor, sorry



¿Cuál es tu marca de cosméticos favorita? ¿algún truco para pintarte las uñas? ¿Utilizas Bourjois?¿Conocías UNE?


Ciao!