{cosas que le pasan a una madre de familia numerosa}

5 de octubre de 2012

Hace una semana…

 

Hoy hace justo una semana me llevé un susto de esos en los que te entra el pánico y ves pasar por tu mente cachitos de tu vida en milisegundos.

La tarde del viernes había quedado a tomar un café tardío con Teresa y Elena, y estando en la cafetería cayó un tormentón con mucho viento, agua y rayos, pero nada anormal. Cuando pasó nos fuimos cada una a su casa y listos. Cuando llegué a la mía mi hija Sofía ya estaba en su entrenamiento de volley y mi marido estaba de cena con unos amigos en un pueblo cercano.

El entrenamiento termina normalmente a las 23, pero ese día a las 22 más o menos se puso a jarrear, y decidieron terminar el entreno antes. Mi hija me mandó un guasap y yo comenté en twitter que con la cantidad de agua que está cayendo me tenía que ir a por ella. Me tocaba madretaxi.

Salí de casa y mi calle ya era un río, pero no tenía cobertura para llamar a mi hija y decirle que esperara a que pasara la lluvia, así que con un par de ovarios, arranqué el coche y me puse en camino. No os podéis hacer una idea de la cantidad y la fuerza con la que caía el agua. El limpiaparabrisas no daba abasto, y los bordillos de las aceras no se distinguían de la calzada por la cantidad de agua. Menos mal que el camino me lo sé de memoria y no me hacía falta verlo. Aunque hubo algunos que se comieron los bordillos y acabaron con las ruedas reventadas.

Cuando llegué a la urbanización donde está el polideportivo donde entrena mi hija, se había ido la luz y no se veía nada. Varios coches estaban parados en los arcenes esperando que pasara todo, pero yo seguía sin cobertura para poder avisar, así que otra vez me aventuré a seguir conduciendo. Había hasta olitas en los resaltes de las calles. Llegué al polideportivo, recogí a mi hija y emprendimos camino de vuelta.

Sin luces que alumbraran la calle y con las del coche que no daban para mucho, no ví que el coche que estaba parado en medio de la calle estaba “ahogado” en medio de una balsa de agua que se había formado, y fui derechita a ella. Para cuando me día cuenta pues ya era tarde porque mi coche se quedó clavado, mi coche, un Fiat Ulysse de siete plazas, que bajo no es, pero que el agua nos llegaba casi por la mitad de la puerta. Este fue nuestro momento de pánico. No podíamos ni llamar a urgencias porque estaba colapsada la centralita y para cualquier otra llamada no teníamos cobertura. Me temblaba todo. Hasta que me día cuenta que el agua no llevaba corriente, y que el coche no se movía porque pesa un quintal, y ahí ya me tranquilicé un poco. El coche que ya estaba ahí cuando “amerizamos” sí que se movía, despacio, pero se movía. Sólo nos quedaba esperar.

Cuando dejó de llover la balsa de agua (producida por el agua que bajaba de una calle y que un colector no daba abasto para tragarla) desapareció. Pero el coche seguía sin arrancar y en medio de la calle. Alguna gente se nos acercó a preguntarnos si ya habíamos llamado a la grúa, o si necesitábamos ayuda para mover el coche.

Al final conseguimos hablar con mi marido que tardó 2 horas en llegar hasta donde estábamos porque lo habían cortado todo o casi todo. Para cuando llegó ya había dejado de llover, habíamos salido del coche, lo habíamos movido y dejado aparcado, habíamos llamado a la grúa, la cancelamos. Po fin llegamos a casa a la 1:30. Y en mi casa se había inundado el garaje… 35 cm de agua.

Nos tocó un palizón de fin de semana de recoger, limpiar, secar, y tirar muchas cosas que se han estropeado. Y del coche aún no sabemos si tendrá arreglo o no. Menos mal que todos los desperfectos los cubre el Consorcio de Compensación de Seguros.

En fin, estas son otras cosas que pasan y menos mal que podemos contarlas.

20 comentarios:

  1. joer Pili!!!!!!!!!!!! me has puesto los pelos de punta, que horror, que susto, que miedo y que de todo :(( feliz de que todo quedara en eso, un buen susto y salierais del follón y estáis todos bien. Lo del garaje putadón, pero de nuevo el consuelo en estas ocasiones es que todos estáis bien, que el seguro se encargue del resto!! Ánimo ahora con las gestiones y a olvidar! Un besazo gordote guapa!

    ResponderEliminar
  2. Madre mía Pili! Algo leí en twitter pero no sabía que era tanto.
    Menos mal que no fue nada...
    Bss

    ResponderEliminar
  3. ��������
    Ya te dije y ya sabes!!
    Todo lo material se arreglara lo importante es q esteis bien, esto ya es historia!!
    Bess
    Mjose
    Majorf40

    ResponderEliminar
  4. Pili!!! Vaya aventurón...lo importante, como dices, es que al coche no se lo llevó la corriente porque eso podía haber sido muy peligroso! Me alegro muchisisisisisimo de que todo haya quedado en daños materiales y toda la familia esté sana y salva!

    besos y feliz finde de jaboncitos y viajes!

    ResponderEliminar
  5. Vaya tela Pili, menudo susto debisteis pasar. A mi primo tambien le paso lo mismo en el camino de la calderona, salieron a cenar y cuando se iban a casa les paso algo parecido.

    y luego encima llegais a casa y se os ha inundado el sotano, vaya faena.

    ResponderEliminar
  6. MADRE MÍA PILI!! QUE BARBARIDAD, QUE SUSTO MAS GRANDE. ME ALEGRO DE QUE SOLO SE HAYA QUEDADO EN UN SUSTO.
    BESOSXXX

    ANA DE SEVILLA

    ResponderEliminar
  7. Qué miedo!!! A mi me pasó algo así hace muchos años, pero iba sola y además era una inconsciente. Qué miedo pasé! Ahora mismo creo que no cogería el coche, pero claro... en tu caso, tampoco dejaría a la niña por ahí así que creo que fue inevitable!
    Lo material tiene repuesto; espero que lo arregles lo antes posible.
    Un abrazo!
    Blanca (@NiordDos)

    ResponderEliminar
  8. Dios Pili! Yo con esas situaciones me pongo de los nervios y mi urba (altorreal) ya sabes cm es q se colapsa con 3 gotas! Yo me kedé en casa toda la tarde xq con la enana me daba miedo salir!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. LO IMPORTANTE ES QUE ESTAIS TOD@S BIEN!!!

    Ruth A.
    http://www.ruthazofra.es/index.php/el-blog-de-ruth/1777

    ResponderEliminar
  10. Jolín Pili, vaya tela maja... ¿para qué sirve un móvil entonces si no pilla cobertura cuando más lo necesitas?

    Me imagino el disgusto por el coche y el garaje, pero chica, como bien dices al final del post, menos mal que puedes contarlo...

    Un besazo enorme y que no te vuelva a pasar algo ni parecido!!

    Ana B.

    ResponderEliminar
  11. Menudo susto Pili! lo mejor de estas historias es poder contarlas después, sin que haya pasado nada! Un besico!!!

    ResponderEliminar
  12. Sabiendo que el tiempo estará así es mejor no salir ni siquiera de casa! Así nos evitamos sustos como estos...

    Al final, afortunadamente quedó en sólo eso, menos mal!!!

    Un besote

    ResponderEliminar
  13. Pili menuda historia... de terror... Un millón de besos y lo de los desperfectos es lo de menos... Menos mal que estás hecha a prueba de balas! Qué tía valiente!
    Un millón de besos preciosa...

    ResponderEliminar
  14. Me alegro que estéis sanas y salvas! Menudo susto!! Mucho animo y besos!!

    ResponderEliminar
  15. Pili que día más horrible! Como me alegro que puedas contarlo y que por fin se haga cargo el consorcio.
    Millones de besos
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  16. Hola Pili,
    Te he conocido gracias al Club Handmade VLC, he estado echando un vistazo a tu blog y me parece súper interesante!! Ahora te sigo por aquí, por facebook y twitter, jeje ^^
    Este post la verdad es que me hace también recordar ese viernes que parecía el fin del mundo. A nosotros también se nos inundó el garaje, tuvimos que sacar los coches a la calle y subirlos en las aceras. Había agua por todas partes y, como tu dices, no se veían los bordillos de las aceras, en según que calles, el agua llegaba a cubrir un tercio de las persianas de los comercios. Y no paraba de llover y cada vez mas y mas. La verdad es que si a mi me hubiera pasado como a ti y me hubiese quedado encerrada con mi peque no sé si hubiese sabido responder tan bien como lo hiciste tu.
    Un placer conocerte.
    Besos
    Rocío
    http://elmonpetitdelapluja.blogspot.com

    ResponderEliminar
  17. Holaa! visito de vez en cuando tu blog, me encanta y por ello tienes un merecido premio en el mío!
    Bss. Isabella

    ResponderEliminar
  18. Como bien dices, menos mal que puedes contarlo, con estas gotas frías que sufrimos en el Mediterráneo, muchas veces, lamentablemente, los finales son horribles. Afortunadamente fue un susto y una experiencia, y estoy segura que lo volverías a hacer, por un hijo entiendo que se hace todo.

    Un beso enorme y ánimo!

    ResponderEliminar
  19. Vaya susto! me alegra que al final quede en una anécdota y en una historia para el blog
    Saludos
    http://zaracienta.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  20. Oh, hija, como te entiendo!!El dia del primer chaparrón aqui en Valencia no sabes la que se lió en mi calle :Todas las casas llenas de agua,no habia luz,la piscina rebozaba de agua y me entraba toda al salon,la terraza se inundo de agua, no daban abasto las cañerias y me inundo la buhardilla donde tengo el Closet,palizon hasta las cinco y media de la mañana secando todo y recogiendo...uff,menos mal que no hubo daños graves...

    ResponderEliminar

¡Gracias por hacer un apunte en el cuaderno!