{cosas que le pasan a una madre de familia numerosa}

28 de octubre de 2014

Otoño que no llegas

 

28 de Octubre y 25º en la calle, puede que más porque ahora es medio día y el sol pega bien, pero no voy a salir a comprobarlo.

Es de sobra conocido lo poco que me gusta el calor, que huyo del sol como si fuera un vampiro, que me gustan cada vez más los british por lo que escasean por estos lares. Que estoy deseando que desaparezcan unos grados del termómetro porque ver y no catar las colecciones de otoño/invierno cuando aún sigo vistiendo de verano está haciendo que las aborrezca incluso en la pantalla del ordenador, a pesar de que estoy deseando estrenar algo.

Con este calor están surgiendo bichos y demás fauna que normalmente no tiene porqué aparecer por mi casa, que me estoy encontrando cada cosa que me asusto. Me gusta el verano sin calor pero me gusta mucho, mucho el otoño. Me gusta el colorido cambiante de los árboles, el fresquito de las mañanas, el poder abrazar una taza de té o de café por el simple hecho de lo agradable de sentir el calor en las manos. Ponerme un fular de los muchos que tengo, acurrucarme en mi sofá (previa expropiación) con una mantita y ver una peli o leer un buen libro, poner el edredón en la cama de una vez…

 

 

Por favor, otoño no te hagas de rogar más.

 

Ciao!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por hacer un apunte en el cuaderno!